Mujeres por la Minería

Milka Casanegra es Ingeniera Civil en Minas. Es en el desarrollo de esta profesión, que la vida le da una oportunidad que no dejó pasar: ayudar a otras mujeres que, comenzando recién su camino, se encontraban llenas de dudas.

Es así como comienza a escribirse la historia de la Red Ingenieras de Minas de Chile, de la cual Milka es una de sus fundadoras. Hoy, en G&M, te cuenta su experiencia.

 

La Red Ingenieras de Minas de Chile, RIM, es una fundación sin fines de lucro dedicada a promover la diversidad en equipos de trabajo, fomentando la incorporación de mujeres en operaciones y cargos ejecutivos en la industria minera a nivel nacional.

 

En una carrera mayoritariamente masculina ¿Sentiste discriminación en algún instante?

En la universidad no vi ninguna discriminación hacia las mujeres. En mi generación éramos tres y por lo menos yo siempre estuve a la par con estas chicas, con quienes seguimos siendo amigas.

Y en el ámbito laboral, antiguamente los tomadores de decisión, al momento de elegir a quién contrataban, buscaban gente que tuviese los mismos requisitos con los que ellos habían sido tomados. También temas de salario eran un poco por debajo del promedio de los hombres.

Eso era antiguamente. Ahora no. Ahora hay políticas de diversidad que son bastante robustas, donde todos los años hacen una revisión de las bandas salariales y también las brechas de género con respecto a los salarios.

 

Siguiendo con la misma idea de lo que mencionas ¿Qué cambios has visto desde que ingresaste al mundo laboral minero, hasta ahora?

 

Un gran cambio con respecto a cuando entré en el 2010 a trabajar es que ahora hay ejecutivas en áreas técnicas de la minería. En mi época no había. Y eso muestra esa convicción que tiene la industria para adquirir y para atraer talento femenino en todo orden jerárquico, en todo nivel organizacional.

Se están haciendo hartos esfuerzos para lograr la paridad, sobre todo donde hay empresas que tienen esos lineamientos. Y hay otras que sí tienen un porcentaje menos de incremento femenino, pero también tienen esa convicción de ir a buscar una paridad. Esa ha sido, yo creo, para mí la mayor diferencia.

Y lo otro, es la infraestructura física en las compañías, donde hay baños de mujeres, hay ropas de mujeres, hay salas de cambio, hay espacios de mujeres también, hay salas de lactancia. O sea, se han preparado, las organizaciones se están preparando o se han preparado ya para tener esta incorporación femenina, donde hay todo un rango de talento también.

¿Y qué sientes que falta para avanzar aún más en esta participación femenina en la minería?

Falta que las mujeres se atrevan, que otras industrias, o incluso dueñas de casa, vean que la industria minera es un lugar donde pueden tener movilidad social, donde pueden aportar calidad a su vida familiar.

Pero también reencantarse con la minería, es súper lindo, te genera un sentido de propósito que es el estar ayudando al desarrollo del país, estar ayudando también a los trabajadores, estar ayudando a esos núcleos familiares donde las personas de esas familias están trabajando y están creciendo.  Y que vean eso como una oportunidad de poner sus conocimientos, su experiencia.

RIM

¿Cómo surge la red de ingenieras de Minas?

Se creó hace 5 años. Fue en un desayuno organizado por el centro de alumnos de Mimas de la Universidad de Chile. Ahí estaba yo participando, estaba también Juanita Galáz en la misma mesa. Al final de ese desayuno, chicas que estaban estudiando se acercan a la mesa a preguntarnos si iban a ser discriminadas, si iban a poder ser mamás, si iban a poder trabajar y ser madres, etc. Y eran los mismos temores que tenía yo cuando estaba estudiando.

Pensé que no podía ser que siguieran esos temores y esos sustos. Así que a la Juanita le dije: “Juanita, ¿qué te parece si creo una red de Ingenieras de mina?” Y me dice: “Dale Milka, yo te apoyo”.

Ahí tomé el micrófono, dije que iba a crear un WhatsApp primero, así es que las que quisieran participar, que se acercaran, iba a tomar sus contactos.

En dos semanas éramos 250 mujeres. En esas dos semanas, y como teníamos la necesidad de ordenarnos, llamé a las que querían trabajar de forma activa en esta red.

De ahí creamos la Fundación, porque le pusimos orden, nos estructuramos, definimos que queríamos ser una Fundación, definimos bien las líneas de trabajo, nuestros objetivos, nuestro propósito y ahí pues, bien ordenaditas, bien estructuradas, creamos esta organización

¿Te imaginaste que pudiera llegar a ser una Fundación tan reconocida dentro del rubro?

No, para nada. Y ahora, desde el 2018 a la fecha se ha aumentado al doble la petición. Era un 6, 9, 7% y ahora estamos en casi 14% a nivel de minería global, casi en un 17% en la gran minería.

Sé que también hay otras organizaciones de mujeres que empujan lo mismo, pero yo creo que generamos una gran inflexión también en el propósito de aumentar la participación femenina en la industria minera nacional.

¿Qué factor crees es el principal que ha gatillado este reconocimiento que tiene RIM?

Yo creo que cómo nos hemos ido acercando a las distintas organizaciones, nuestro relato que nunca fue que nos contraten por ser mujeres, sino que queríamos igualar la cancha.

Todas las mujeres que salen de una carrera profesional salen con las mismas competencias técnicas que los hombres, somos transversales, queremos llegar alto, queremos aportar, pero poniendo en la mesa que es por el talento, no por ser hombre o mujer. Las variaciones, independiente de la persona, es el talento.

Las organizaciones lo tomaron bien, hemos generado hartas alianzas, hemos ayudado a estas mujeres.

Desde el inicio del 2021, finales del 2020, nos asociamos con una empresa social canadiense y esta empresa canadiense nos ha ayudado a generar links también con empresas mineras canadienses y ya tres mujeres están trabajando en Canadá en distintas faenas mineras y ahora cuatro mujeres ingenieras de minas se van a ir a estudiar inglés por seis semanas a Canadá y auspiciado por empresas mineras canadienses.

Entonces, esos son también son apoyos y son ayudas completas. También hemos generado alianzas para prácticas, para memorias, para reclutamiento, mentorías, tenemos un programa de madrina súper lindo. Así es que yo creo que por eso nos ven favorablemente y de forma positiva.

Vida personal

¿Cómo se compatibiliza la vida personal con el trabajo minero que suele ser por turnos?

En mi caso, algo bueno mío es que tengo una red de apoyo y es necesario, o sea, si tienes familia necesitas tener una red de apoyo. En mi caso está mi mamá y mi hermana que me ayudan con mi hijo, mi hijo tiene un año y cuatro meses.

Al principio fue bien difícil, pero también sabía que tenía una responsabilidad. Además, la empresa se porta un 7 con quienes somos mamás.

¿Qué mensaje transmitirías a las mujeres que están recién comenzando la carrera, ya sea en la universidad, como aquellas que comienzan en este mundo laboral?

En mi caso, en la balanza, ha sido mayoritariamente positivo. No me arrepiento del camino que elegí, estoy feliz y me encantaría que las mujeres que están partiendo en sus ámbitos laborales, o están empezando a estudiar carreras asociadas a la industria minera, también sean felices y que les encante y que puedan vivir un propósito asociado a la industria minera.

Ahí se están generando los cambios para movilizar a un país y al mundo a algo mejor, y para eso se necesitan los nuevos talentos que son ustedes. Así que, felices de contar con ustedes, contar con la inteligencia, el profesionalismo, atrévanse también a pedir ayuda. Hay distintas organizaciones que se las van a brindar, pero pídanla y acérquense a nosotras.

Revista G&M Gestión Minera N°108

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.