La importancia de celebrar la minería en el país

 

Cristián Sánchez, Director de la carrera Ingeniería Civil en Minas de la U Central Región Coquimbo

Hoy celebramos con mucho orgullo al patrono de los mineros, “San Lorenzo”, quien se dice que había enterrado todas las riquezas que tenía la iglesia antes de su muerte el 10 de agosto del año 528 D.C, transformándose en santo de los mineros y protector de los pobres. Pero más allá de este hecho, esta fecha permite celebrar a una actividad que actualmente abarca alrededor de 260 mil puestos de trabajo en nuestro país, y que, desde el origen de nuestra república, ha sido un impulsor para el desarrollo del país. De hecho, a pesar de la pandemia, esta actividad permitió mantener las ayudas sociales dado el aporte que significa en la recaudación de impuestos.

Si analizamos la historia de la minería, la contribución de la actividad ha sido fundamental, impulsando la creación y desarrollo de muchas ciudades, incorporando nuevas tecnologías, innovando en sus procesos, hasta ser una garantía de ingresos fiscales para la mayoría de proyectos de gobierno, independiente de posturas políticas, y sacar de la pobreza a millones de personas.

En la primera mitad de siglo XIX, la minería de la plata fue un fuerte recurso para el cumplimiento de los planes de gobierno, transformando a Copiapó en una ciudad avanzada en su época, desarrollando el ferrocarril Caldera-Copiapó y el Colegio de minería, una de las primeras instituciones en formar profesionales mineros en Chile. Desde mediados del siglo XIX emergieron Lota y Coronel como consecuencias de la producción de carbón, generando otras industrias como el vidrio o ladrillos refractarios. Inclusive fue una industria que impulsó en Chile el uso de energía eléctrica por primera vez.

La industria del salitre fue la principal actividad económica de Chile por 50 años, y a partir de la aplicación de impuestos, generó grandes recursos para las arcas fiscales de los distintos gobiernos en Chile. Reemplazando a la bonanza del salitre, llegó la explotación de cobre, que ha impulsado por más de 100 años nuestra economía, y ha contribuido a sacar de la pobreza a millones de personas, y a ser un recurso clave para el desarrollo económico en la región. Por último, tenemos al litio, el cual aporta al fisco el doble de lo que aporta actualmente Codelco. Este recurso debe ser estratégico de cara a los desafíos que se plantea en nuestro país y el mundo.

La industria minera en Chile y el mundo está consciente de los desafíos planteados en los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y está impulsando fuertes medidas para aportar al cumplimiento de éstos. Sin duda, queda mucho trabajo pendiente que nos permita lograr una mayor productividad y eficiencia que nos mantenga competitivos, pero es innegable que nuestro nivel de desarrollo en la región se debe a las actividades en torno a nuestra gran riqueza mineral. Felicidades para todas y todos, estudiantes y profesionales, que dedican su tiempo, esfuerzo y energía por día a día hacer una mejor minería.

 

Revista G&M Gestión Minera N°107

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.