La esperanza del primero

Seguramente comprende que el título de esta nota es un juego de palabras. Lo que no es un juego, es la responsabilidad con que Minera Centinela trata el tema de la seguridad de su capital humano, y el desarrollo de capacidades y competencias de estos.

Que Centinela sea la primera minera privada en implementar tecnologías de camiones y perforadoras autónomas no es al azar. La importancia que tiene para la compañía la seguridad de sus trabajadores es primordial, comprendiendo que la adopción de tecnología de punta permite, entre otras cosas, un trabajo más seguro y a resguardo.

Y es que Centinela inauguró el primer rajo que opera con camiones y perforadoras autónomas, posicionándola como la segunda a nivel nacional después de la División Gabriela Mistral de Codelco.

Un moderno centro de formación y de entrenamiento implementado en faena, una robusta red de telecomunicaciones, un centro de control desde donde operan 11 camiones Komatsu 980E-5 y dos perforadoras PV351, permiten la virtualización de rutas y circuitos, la programación de las tareas de estos equipos no tripulados y las coordinaciones con los demás equipos que trabajan en el área mina. Toda esa tecnología y el trabajo de conversión laboral que está detrás de este logro reafirman su propósito de hacer minería de clase mundial, pensando en un mundo mejor.

Así como la seguridad de las personas es uno de los grandes beneficios de este proyecto dada su menor exposición al riesgo, la iniciativa permite también impulsar la productividad a través del mejoramiento en indicadores clave para la competitividad, como la utilización efectiva y mayor durabilidad de los equipos.

Esperanza Sur representa una parte de los planes de Minera Centinela. El paso siguiente es escalar este sistema en sus nuevos rajos para hacer frente a escenarios de producción más desafiantes y los permanentes desafíos de competitividad de la industria.

 

Despejando incertidumbres

 

La tecnología permite un trabajo más seguro y eficiente, pero continuamente se dice que la adopción de esta ha llevado que el trabajo realizado por 5 lo pueda hacer solo 1 persona, o que hay cargos en los que, incluso, la máquina reemplaza al hombre.

Sin embargo, este no es el propósito de Centinela con una operación autónoma en el rajo Esperanza Sur, pues la esperanza es ser una minería mejor, lo que no incluye el distanciamiento de su capital humano, el que, por el contrario, ha sido debidamente capacitado y preparado para enfrentar de la mejor forma estos nuevos desafíos, que son parte de la llamada Minería del Futuro, que está más presente que nunca.

Es más, para Iván Arriagada, Presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals, “existe el mito de que la autonomía significa menos trabajo, y nos hemos dado cuenta con este proyecto que, al contrario, lo que permite es una tremenda oportunidad de desarrollo y de mejora en las competencias y capacidades de nuestros equipos. Gran parte de las personas que hoy trabaja en autonomía con nosotros son quienes antes operaban una flota convencional”.

Así también lo menciona la seremi del Trabajo y Previsión Social de Antofagasta, Camila Cortés: “Esta generación de nuevos puestos de trabajo, que vienen a preparar a las personas para la minería del futuro -que ya es del presente- sin duda que nos tiene muy satisfechos y que nos deja también grandes desafíos para seguir generando capacitación, que esté acorde a la mano de obra que hoy en día se está requiriendo en la minería”.

 

 

Compromiso Centinela

 

La responsabilidad social de Centinela es con los trabajadores, con un trabajo sustentable, con innovación y gestión de cambios, con preocupación y cuidados hacia las comunidades, con el medio ambiente, e incluso con sus inversionistas y proveedores.

Por ejemplo, en el ámbito laboral, Minera Centinela aporta a la generación de empleo local con casi dos mil trabajadores propios y más de cuatro mil colaboradores permanentes. De todos ellos, el 44% es oriundo de la Región de Antofagasta.

El enfoque de Centinela es que los trabajadores son esenciales para trabajar productivamente y para desarrollar la economía de la región. Asimismo, aseguran respetar los derechos humanos y laborales; estando en continua retroalimentación para enfrentar junto a ellos los desafíos del escenario minero actual y futuro.

Para lograr lo anterior en la compañía cuentan que su apuesta es alta, trabajando diariamente para que Centinela sea una faena segura y sus trabajadores y colaboradores puedan tener una jornada sin accidentes, con un grato ambiente laboral y siempre pensando en un entorno familiar.

Respecto a las comunidades, Minera Centinela tiene claro que la industria extractiva genera una enorme incidencia en el desarrollo de la región. Por ello, la Compañía potencia la identidad y vocación propia de las comunidades donde realiza su negocio.

Para lograrlo, Centinela trabaja de acuerdo al proceso de relacionamiento de Antofagasta Minerals, basado en los principios del diálogo, colaboración, transparencia, asociatividad y trazabilidad. A partir de esto busca generar una visión común de desarrollo para los territorios cercanos a su operación, que integre los intereses de los distintos actores presentes en estos: vecinos, organizaciones sociales, sector público, entes privados y otros.

En materia de medio ambiente, Minera Centinela avanza en la definición de los controles críticos para los riesgos ambientales claves. Esto se traduce en la implementación de un nuevo Modelo de Gestión Ambiental, herramienta que permitirá asegurar el cumplimiento de los compromisos ambientales, como también, toda normativa aplicable en esta materia.

En su operación, Minera Centinela es pionera en el uso de la tecnología de relaves espesados, un tipo de residuo casi totalmente seco, en el que incluso se puede caminar sobre éste.

Los relaves espesados generan enormes ventajas respecto a los relaves convencionales, como la estabilidad del suelo ante sismos, la anulación de material particulado, la reducción de los riesgos de contaminación de napas y cauces naturales y, finalmente, la recuperación de agua para llevarla nuevamente al proceso productivo.

 

Minera Centinela es parte de Antofagasta Minerals, el principal Grupo Minero privado de Chile, que nace en la capital mundial del cobre. Actualmente es el séptimo productor de cobre del país y el décimo quinto a nivel mundial.

Revista G&M Gestión Minera N°106

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.