Modelo de Prácticas y Aprendices de la alianza CCM Eleva: “Una práctica laboral de calidad tiene una alta correlación con el logro de trayectorias laborales prósperas”

Rafael Pizarro, director de Estándares Laborales y Prácticas Sectoriales de la alianza CCM-Eleva,

Una tasa de contratación de un 70% de sus practicantes y/o aprendices es la que ha logrado el Modelo de Prácticas y Aprendices de la alianza CCM Eleva (iniciativa del Consejo de Competencias Mineras y Fundación Chile). Tasa muy por sobre el promedio del sector minero que, según el Estudio de Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena 2021-2030, es de un 21%.

Este modelo, que se viene desarrollando desde 2018 con el objetivo de orientar y apoyar los procesos formativos de las empresas mineras que hoy son parte de CCM-Eleva, se ha implementado en distintas regiones de Chile, orientando la formación de más de 700 personas, involucrando a doce operaciones mineras.

En esta entrevista, Rafael Pizarro, director de Estándares Laborales y Prácticas Sectoriales de la alianza CCM-Eleva, comparte más detalles del programa, del valor que genera para las empresas, y el impacto social que puede significar una práctica laboral de calidad para los jóvenes que inician su trayectoria laboral.

¿En qué consiste la metodología de prácticas profesionales que CCM-Eleva ha instalado? ¿Qué los diferencia de otros programas de prácticas?

Desde la alianza CCM-Eleva, hemos desarrollado un Modelo de Prácticas y Aprendices, el cual desde el 2018 tiene por objetivo orientar y apoyar los procesos formativos de las empresas mineras que hoy son parte de nuestro programa. Este modelo toma las mejores prácticas en gestión del nuevo talento de diversos países, como Alemania, Australia, Nueva Zelanda, México, entre otros, y las aplica en un escenario local con el fin de convertir el ambiente laboral en un espacio estructurado y sistémico de aprendizaje.

Este modelo se basa en la definición de circuitos de aprendizaje, la formación de maestros guías, el reforzamiento técnico y conductual permanente, junto con el monitoreo y evaluación continuos de los avances a través de una plataforma web desarrollada para estos fines.

Una particularidad de este modelo es que se alinea al desarrollo de las competencias laborales definidas sectorialmente y organizadas en rutas de aprendizaje a través del Marco de Cualificaciones Técnico Profesional, donde el poblamiento de minería fue el primero en su materia en Chile, convirtiéndose en un ejemplo tanto para otras industrias como también para otros países.

¿Cuál es el valor que agrega a las empresas este tipo de programas?

Este tipo de programas permite integrar en las empresas, estrategias de gestión del nuevo talento, de alto retorno y probadas, que se acoplan fácilmente a sistemas de formación permanente, así como también a las estrategias de trabajo con la comunidad y los territorios.

Asimismo, la experiencia nacional e internacional ha demostrado que las estrategias más efectivas en el corto plazo para incorporar talento hacia un sector son los procesos de vinculación formativo-laboral de calidad, tales como los procesos de prácticas y programas de aprendices. Lo cual cobra una gran relevancia si consideramos que al año 2030, la minería en Chile requerirá más de 23 mil nuevos talentos (trabajadores y trabajadoras).

Para los jóvenes participantes, ¿cuán determinante es en su vida laboral una práctica de calidad?

Diversos estudios señalan que una práctica laboral de calidad tiene una alta correlación con el logro de trayectorias laborales prósperas. Cabe recordar que esta instancia es en muchos casos la primera experiencia laboral de estos jóvenes.

En esta línea, tanto las empresas mineras como los centros formativos están comprometidos con que las y los practicantes y aprendices tengan instancias formativas integrales, adquieran conocimientos tanto técnicos como transversales, aprovechando los atributos que entrega la formación técnico profesional como un vehículo de movilidad social.

¿Este modelo es replicables a otros sectores productivos más allá de la minería?

La metodología que guía este programa es completamente exportable a otros sectores productivos, dado que permite brindar una clara estructura a los programas de prácticas y aprendices y reforzar, a su vez, a actores claves del proceso de aprendizaje en la empresa, como son los maestros guías o tutores internos.

Las prácticas online, ¿son una buena estrategia para carreras técnicas?

La irrupción tecnológica de los últimos años, la crisis sanitaria, entre otros, han cambiado nuestra forma de trabajar, de maneras que aún estamos comprendiendo, y en este sentido, el teletrabajo parece haber llegado para quedarse, al menos en algunos tipos de trabajos. En este contexto, no es raro pensar en la implementación de programas de prácticas para carreras técnico-profesionales que incorporen metodologías online.

Cabe mencionar que con la llegada de la pandemia, el total de practicantes y aprendices disminuyó de 1.279 en el año 2018 a 586 en el año 2020, según datos registrados en el Estudio de Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena 2021-2030. Asimismo, aproximadamente el 30% de los egresados y egresadas de liceos técnicos no realizan su práctica laboral, muchos de ellos porque no encuentran espacios para realizarlas y, por tanto, no logran su titulación.

Complementar en forma permanente las modalidades de prácticas laborales con opciones presenciales, online, mixtas, abriendo diversas oportunidades para nuestros jóvenes, es una necesidad que debemos abordar en el corto plazo.

Desde la alianza CCM-Eleva adaptamos nuestro modelo y creamos una versión online, que busca complementar los procesos formativos de los alumnos, mejorando su empleabilidad e impulsando una mejor formación, alineada a los estándares de la industria.

La práctica online considera los mismos fundamentos que los programas de práctica presencial y de aprendices, es decir; estaciones de entrenamiento (desafíos), maestros guías, que acompañan y orientan a los practicantes en el desarrollo de los desafíos de aprendizaje, los que se formulan a partir de software y/o herramientas electrónicas que disponibilizan las empresas y que se vinculan directamente con las competencias funcionales a desarrollar en los practicantes. También tienen el monitoreo y evaluación permanente de todo el proceso.

Andrea Riquelme Pérez

Magíster en Comunicación Estratégica
Gestión de prensa

Revista G&M Gestión Minera N°102

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: