SED DE ABUNDANCIA

 

La escasez de agua en el norte de Chile ha pasado a ser una especie de desafío sin tregua para uno de los rubros más dependientes del recurso hídrico: La Minería.

 

El Norte de Chile es una zona cálida y de múltiples encantos turísticos como el Valle de la Luna y San Pedro de Atacama. Continuamente extranjeros se maravillan con los Geisers y las majestuosidades de un sector árido que, sin duda, no deja de sorprender a quienes tienen la fortuna de conocerlo.

Sin embargo, esa aridez que no significa un problema para los turistas, sí lo es para la principal actividad de la zona. La disponibilidad del recurso hídrico es fundamental para la Minería, siendo absolutamente dependiente de este para sus procesos.

 

Recurso hídrico

 

Si bien el agua es fundamental en los procesos de explotación minera, el aumento en las temperaturas, y disminución de las precipitaciones, ha dificultado la tarea. Es por eso que el rubro observa con cuidado la alarmante sequía que ha provocado el déficit de agua, y la estimación de una baja en la producción de cobre fino.

 

Importante es señalar que la escasez del recurso hídrico que se arrastra en el país desde hace ya varios años, ha llevado a los diversos sectores de la sociedad a implementar medidas que van desde campañas de ahorro de agua, hasta políticas de inversión, todo con el fin de mitigar su impacto.

 

Dentro de las aspiraciones que merece la pena mencionar, está el proyecto geotérmico que busca generar agua potable, y recuperar metales en el desierto, el que detallamos a continuación.

 

Membrane distillation for desalination and mineral recovery from geothermal brines by use of geothermal heat

 

El anterior es el nombre de una investigación germano-chilena que busca desarrollar, construir y operar un sistema de tratamiento de salmuera geotérmica para proveer agua potable en zonas cordilleranas, y recuperar minerales como oro, litio y potasio en un mismo proceso.

 

Transformar agua salada en agua dulce es una operación relativamente sencilla, pero de alto costo: el proceso requiere mucha energía, lo que se suma al gasto de transporte desde la costa hasta zonas desérticas altiplánicas, donde más escasea el recurso. Un pequeño vaso de agua para el hombre, una gran huella de carbono para la humanidad. Buscando revertir este escenario productivo hacia uno más eficiente y cercano a las comunidades que necesitan del agua, un equipo de investigación internacional está buscando la forma de desalinizar agua en la alta cordillera, aprovechando un recurso disponible en la zona que además podría ser clave para el futuro de la soñada minería sustentable.

La idea es usar los fluidos subterráneos calientes que usan las plantas de energía geotérmica para generar electricidad. A través de una membrana de destilación que ocupa calor para separar el agua de los metales, este proceso de destilación no requeriría de tanta energía extra para la separación y se generaría directamente en una zona sin acceso a agua de mar. “Esto es una propuesta experimental para probar la tecnología”, señala el Dr. Diego Morata, Director del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA) y parte de los socios chilenos de esta propuesta generada en Alemania, y explica: “Usar este fluido hoy es algo que la ley no permite, porque todo debe ser re inyectado al subsuelo para mantener el equilibrio. Pero enfrentados a decisiones que nos permitan afrontar primero necesidades ciudadanas y segundo desafíos país como la minería menos invasiva, bien valdría la pena preguntarse si la ley se puede adaptar a los cambios que beneficiarían la equidad y salud de la población. Mientras tanto a través de la ciencia proponemos y testeamos soluciones innovadoras”.

 

Así, el proyecto “Membrane distillation for desalination and mineral recovery from geothermal brines by use of geothermal heat” comenzó su recorrido de tres años a partir de marzo de este año con miras a generar en Alemania un prototipo a escala de la investigación científica que pueda ser probado en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile – sede del CEGA –  y luego instalado in situ en la única planta geotérmica de Latinoamérica, Cerro Pabellón, de fructiferar las negociaciones entre los socios del proyecto y la empresa Enel, responsable de la geotérmica.

 

El equipo de investigadores del proyecto agrupa a varias instituciones alemanas – quienes aportan el flujo principal de financiamiento de US$3M mediante el Ministerio Federal de Investigación y Educación – y suma a integrantes del KIT Institute of Applied Geosciences, SolarSpring GmbH, KME Mineral & Exploration Dr.Krassmann, GTN Geothermie Neubrandenburg GmbH. En la contraparte nacional figura el CEGA, la Pontificia Universidad Católica, GTN LA, y la Fundación Fraunhofer Chile Research.

 

“Esta tecnología de destilación térmica por membrana es similar a la de la tela Gore-Tex que usan muchas chaquetas deportivas: tu cuerpo genera calor al ejercitar y estas chaquetas permiten que el sudor salga, pero no permiten que la lluvia entre”, explica el Dr. Sebastian Held, investigador del KIT, “de esta forma se separaría el agua de los minerales, que aún tenemos que investigar con precisión cuáles podrían obtenerse, pero definitivamente litio, silice y oro, entre otros”.

 

El principal desafío ingenieril de este proyecto es adaptar esta tecnología que se ha usado con éxito en otros escenarios, a la realidad de las salmueras geotérmicas; y en términos de financiamiento, el bloque chileno también requiere apalancar recursos para cumplir con la contraparte alemana que exige un financiamiento binacional en este tipo de proyectos. Así, el siguiente paso será convocar un workshop en Chile para reunir interesados y dar a conocer la iniciativa a socios locales que puedan sumarse a esta propuesta que se alinea con la idea de un desarrollo con énfasis en energías renovables y el desarrollo local. (Fuente: Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes, CEGA)

 

Anglo American será pionero en el país en la recuperación de agua desde sus relaves

 

Anglo American cumple otro hito relevante para el avance tecnológico de la minería, incorporando a su operación el primer equipo Mud Master en Chile, que permite acelerar el proceso de compactación de los relaves de forma mecánica y mejorar así la eficiencia en el manejo del agua desde los relaves. El equipo ya se encuentra operativo en el tranque de relaves Las Tórtolas y es parte de un proyecto piloto desarrollado en alianza con el Centro Nacional de Pilotaje para la Minería, el cual tendrá una duración aproximada de 12 meses y cubrirá un área de prueba inicial de 300ha al interior de la cubeta del tranque que posee a la fecha una extensión superficial de 1000ha.

 

“En las operaciones mineras, el agua utilizada en el proceso queda finalmente contenida en los relaves o se pierde por la evaporación y gracias a este equipo podremos mejorar la eficiencia en el manejo del agua, incrementando los indicadores de recirculación e incrementar la compactación de los relaves en menor tiempo”, detalla Rodrigo Subiabre, vicepresidente de Tecnología e Innovación.

 

El ejecutivo agrega que este equipo fue fabricado exclusivamente para Anglo American por la empresa australiana Phibion, para aumentar las densidades de los relaves frescos depositados, optimizando así la recuperación de agua, gracias a la liberación de esta que se produce con el proceso de consolidación mecánica acelerada.

En una primera etapa, se evaluarán los resultados previamente definidos de recuperación de un 30% del agua liberada, para luego avanzar con el proyecto completando el año de prueba.

Revista G&M Gestión Minera N°100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: