Royalty v/s IEM: ¿Cuál es la mejor opción?

Por: Manuel Viera F.
Presidente Cámara Minera de Chile

La minería de Chile se está jugando su futuro debido a la decisión del Senado de la votación respecto al Royalty minero. Ya fue aprobado por la Cámara de Diputados y ahora está en discusión en el Senado. Cabe consignar que la propuesta en discusión establece una regalía desde el 3% sobre las ventas de minerales.

Sin embargo, y luego de diversas presentaciones, investigaciones y conversaciones, como Cámara Minera de Chile proponemos refundir en una sola iniciativa el Impuesto Específico a la Actividad Minera vigente con idea de proyecto en tramitación, se debe propender a la coherencia como solución para el largo plazo (unificar tasa, hecho gravado, base imponible y modalidad de distribución), ya que creemos que la recaudación fiscal podría ser tanto o más que aplicando el Royalty en cuestión.

Además, la renta minera deberá estudiarse en base a la economía minera moderna, pues allí están las bases sólidas de aplicar el Royalty basado en el factor de agotamiento o Depletion según indica el economista matemático, estadístico estadounidense Hotelling.

El Depletion o factor de agotamiento es la clave para buscar este equilibrio técnico económico y social, como formuló el economista Hotelling (1931), lo que es conocido como el “principio fundamental de la economía de los recursos agotables”: para explotar de manera óptima el yacimiento de un recurso agotable, el precio del mismo debe aumentar al ritmo de la tasa de actualización.

Acá plantea, que si la renta de escasez creciera a un ritmo menor que el tipo de interés, nadie querría conservar un activo que puede generar mayor rendimiento convertido en dinero y el recurso natural se agotaría rápidamente. Si, por el contrario, dicha renta creciera a un ritmo mayor que el tipo de interés, los inversionistas los mantendrían intactos.

Con este proyecto de Royalty, como además lo dieron a conocer diversas compañías mineras en las sesiones del Senado de la República, hay varias operaciones que no podrían seguir produciendo, en tanto habrán proyectos que no verían la luz. Y esto no es la teoría del terror como muchos han pregonado, por el contrario, es un llamado de atención. Porque Chile, no se puede quedar sin minería.

Si se aplica el Royalty del 3% es exactamente lo mismo que bajar la ley media de un yacimiento al ser explotado, y hoy las leyes de los minerales en el país ya son muy bajas, van entre 0,3% a 0.8%, lo que hace inviable producir en estos niveles. “Como Cámara Minera de Chile debemos ser muy claros en alertar a las autoridades sobre el grave perjuicio si se aprueba la ley como está”.

Chile presenta serios problemas de falta de nuevos proyectos con leyes altas de mineral, en general son de bajas leyes, y si se aplica este Royalty a las ventas, bajaría la ley media del mineral haciéndolos inviables económicamente y así pierde el país, no solo en mayor recaudación fiscal,sino que en menos empleos y generación de divisas para la economía.

Hacemos un llamado a la opinión pública sobre los graves impactos que podría ocasionar esta ley de Royalty como está: se disminuye el inventario de reservas económicamente explotables, millones de toneladas se dejarían en los cerros sin explotar,  se disminuye la vida útil de la mina, se desincentiva la inversión; habrá menor recaudación fiscal en el mediano plazo, muchas minas actualmente en operación podrían paralizar por estar a pérdida lo que implicaría menores empleos de calidad, sería el país más caro para invertir, también producirá impactos graves en los encadenamientos productivos y en los proveedores;  muchos proyectos de bajas leyes dejarían de ser rentables y no se  realizarían; no considera la capacidad de pago de las empresas; tiene  efecto directo en la disminución del empleo en las regiones

Por técnica legislativa, gestión administrativa y eficiencia en la recaudación si avanza la iniciativa, se debe refundir en una sola: el Impuesto Específico  a la Actividad Minera vigente con la idea de proyecto en  tramitación, se debe  propender a la coherencia como solución para el largo plazo (unificar tasa, hecho  gravado, base imponible y modalidad de distribución) .

Además es de suma importancia resolver sobre la distribución (afectación) de la recaudación para que sea claramente regional, local y fortalecimiento del sector minero público, de modo que  sea coherente con el fundamento del cobro: compensación.

Como muestra de lo que significa el sector minero para el país: aporta en cerca del 15% del PIB, el 60% de las exportaciones y el 20% de los ingresos fiscales provienen de esta industria, y genera más de 211.000 empleos directos.

Además, podrían afectar de forma negativa los ratings crediticios de las compañías mineras globales si éstas no son capaces de gestionar proactivamente los riesgos operacionales y políticos ligados a sus negocios.

Esta es la advertencia de Moody´s, y de la posible caída en el ranking Fraser que cada año se emite desde Canadá, en donde se muestran los países más atractivos para invertir, y por último por la importancia de la minería en la economía del país, podría aumentar el riesgo país.

Por ello, es imprescindible incrementar medidas de transparencia sobre tributación y aporte de la minería, vía reporte anual consolidado, con estándar internacional según el EITI (Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas), por ejemplo.

Como se trata de un proceso de toma de decisión es bueno reflexionar acerca de nuestro futuro,que se construye a partir de las decisiones que tomamos en el presente, por eso es importante tomar conciencia, tener el desarrollo de Chile por encima de cualquier otro interés y esperar que el Senado decida bien y haga historia.

“Las decisiones son las bisagras del destino”.

Edwin Markham

Revista G&M Gestión Minera N°98

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: