El futuro de la minería de la mano de la economía circular

Por Ricardo Soto, Director de Carrera de Ingeniería en Minas de Universidad de Las Américas, Sede Viña del Mar.

La economía circular es aquella que utiliza y reutiliza continuamente los mismos recursos para minimizar el impacto ambiental, captando cada vez más la atención de las empresas.

El desarrollo de la economía circularen la minería de nuestro país representa tanto retos como oportunidades. Puede acabar con la escasez de recursos minerales, el desperdicio de recursos y la contaminación medioambiental, creando a la vez ventajas económicas.

Además, independientemente de su sector, todas las empresas se encuentran bajo una fuerte presión para reducir su impacto medioambiental. Por ello, aumentará la demanda de productos mineros sostenibles, hecho que supone un gran desafío para las compañías mineras y también les ofrece nuevas oportunidades.

Para reducir la huella de carbono de sus productos, las compañías mineras tendrán que encontrar la forma de maximizar la eficiencia de su actividad para que se minimice el uso de energía y otros recursos, y se reduzcan al máximo los residuos.

Uno de los principales desafíos de la aplicación de la economía circular en minería es la reingeniería en los procesos extractivos que basan su accionar en una economía lineal apoyada en el “explotar- producir-desechar” a un modelo circular que trata de alcanzar el aprovechamiento y uso eficiente de los recursos no renovables y que considera los desechos como un error de diseño.

En el contexto de la economía circular, las empresas mineras deberán desarrollar sus procesos extractivos no solo precautelando el impacto negativo en el medio ambiente que generan cada una de las operaciones unitarias del proceso extractivo, sino que también, creando soluciones innovadoras que permitan disminuir el consumo de agua y energía. Además, tratando que los residuos generados sean reutilizados en el cierre de la operación minera, permitiendo así un claro beneficio económico, social y ambiental para la industria.

Para que las empresas mineras potencien la economía circular debe existir políticas claras que fomenten el cuidado del medioambiente, la reducción de emisiones de gases efecto invernadero y el uso eficiente de recursos dentro y fuera de sus procesos, propiciando un ecosistema local que permita que los productos, componentes y recursos mantengan su valor y utilidad en todo momento.

Para lograr avanzar en esta innovación, es necesario construir alianzas estratégicas de largo plazo entre la industria minera, las universidades y centros tecnológicos nacionales. La economía circular y el objetivo de una minería verde solo podrán llevarse a cabo si se cuenta con una base sólida de innovación que permitan transformar el sistema lineal actual hacia uno de circularidad. No sirven solo los discursos de buenas intenciones.

Chile es y será un país minero. El reconocimiento esencial que debemos realizar es que nuestro país seguirá contando con una actividad minera de importancia. Las proyecciones de explotación de cobre y litio para las próximas décadas hablan por sí solas y deberían ayudarnos a contextualizar su importancia presente y futura.

Esto no significa que el país deje de prospectar y apoyar el desarrollo de otras industrias, como la biotecnología o las industrias creativas, sino que reconoce el valor de una actividad que puede generar riqueza económica siendo a su vez amigable con el medioambiente e incrementando el beneficio social.

La economía circular es un camino para avanzar hacia una minería verde. La economía circular entendida como un sistema industrial que es restaurativo o regenerativo por intención y diseño. Propone el uso de energía renovable, la disminución y eliminación de productos químicos tóxicos, que perjudican la reutilización y el retorno a la biosfera, y apunta a la eliminación de desechos a través del diseño superior de materiales, productos, sistemas y modelos comerciales. Todos estos aspectos aplicados estratégicamente a la industria minera deben generar beneficios económicos, sociales y medio ambientales.

 

ALGUNAS CIFRAS

Para fines de 2021, el fabricante de neumáticos Michelin planea construir una planta de reciclaje de neumáticos utilizados en la gran minería en el país.

Neptuno Pumps, con sede en la zona norte de Chile, utiliza actualmente energía renovable para producir y refabricar bombas de agua para la industria minera y elabora productos que son un 30% más baratos que los originales nuevos.

Las autoridades mineras de Chile apoyan la recuperación de tierras raras de relaves de operaciones mineras en las regiones de Atacama y Coquimbo.

Cada vez son más los proyectos mineros que están incorporando el uso de agua de mar y desalinizada en sus operaciones. Factores técnicos, pero también sociales y medioambientales, impulsan su adopción. Las faenas de la gran minería en Chile enfrentan un gran desafío en materia de abastecimiento hídrico, y la respuesta -al parecer, ha llegado de la mano del uso de agua de mar y la construcción de plantas desalinizadoras

Según datos de Cochilco, actualmente el porcentaje de potencial uso de energías renovables respecto de la demanda total de electricidad de la minería del cobre es de 10,5%, las que provienen principalmente de fuentes solares y eólicas. Sin embargo, las estimaciones apuntan a que llegará a 49% en 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: