AGENDA MINERA 2030: PROVEEDORES Y OBJETIVOS DE UN DESARROLLO SOSTENIBLE

 

Según informes de la CEPAL, la política minera en Chile ha observado oscilaciones radicales en los últimos 40 años en torno a elementos centrales como el papel del Estado y el capital extranjero, la tributación y el aporte de la minería a la economía nacional y las economías locales.  

 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), comenta que las condiciones de estabilidad institucional y luego política, permitieron ya en el 2007 aprovechar intensivamente la vasta y rica geología del país. Sin embargo, este ritmo de expansión no se mantendría automáticamente, por cuanto en el último tiempo han cambiado las favorables condiciones mineras e institucionales de la década pasada.

Por este motivo, el organismo sugiere que el cambio hacia un paradigma de cooperación entre el Estado y el sector privado resulta fundamental para mantener el dinamismo de la minería en Chile. Así también definir de qué forma la minería aporta al desarrollo del país. Algunos ajustes en la institucionalidad minera, que sin afectar su esencia incrementen la competitividad y sustentabilidad de la minería en Chile, son deseables, en aspectos como potenciar el emprendimiento, fortalecer y focalizar la innovación tecnológica, el desarrollo de mayores encadenamientos productivos, un desarrollo sustentable más amplio, compatibilizar la demanda de la industria minera con el manejo responsable de recursos escasos y ambientalmente sensibles como el agua y la energía, fortalecer la acción internacional del país y la modernización del sector público minero.

 

José Luis Samaniego, Director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL, destacó que las nuevas y mayores demandas globales de metales y de insumos para las energías renovables que ayuden a descarbonizar la matriz global significarán, en América Latina, cambios en la composición productiva de minerales y combustibles fósiles. “Por ejemplo, se estima que hacia 2030 el número de vehículos eléctricos debería alcanzar los 220 millones, y cada uno de ellos requerirá aproximadamente 83 kilos de cobre, frente a los 22 kilos que necesita un vehículo convencional. Asimismo, la producción de baterías para dispositivos electrónicos aumentará la demanda de litio y de cobalto: entre 2017 y 2025 se multiplicará por 3 y por 1.6, respectivamente”, aseguró.

 

“Este marco es una nueva oportunidad para que los países con abundantes recursos naturales puedan generar sinergias productivas con inversiones limpias e inclusivas que sigan la lógica del ‘gran impulso ambiental’ que viene promoviendo la CEPAL, esto es, coordinando políticas e inversiones usando nuevas tecnologías para generar un desacople entre el crecimiento y el impacto ambiental, respondiendo a las demandas sociales”, explicó Samaniego.

 

 

 

Objetivos de Desarrollo Sostenible

 

La AGENDA 2030 ve a la minería como motor de desarrollo económico para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 1 (Fin de la Pobreza), 8 (Trabajo

Decente), 9 (Industria, Innovación e Infraestructura), 12 (Producción y consumo responsable) y 17 (Alianzas para lograr los objetivos).

Para que los objetivos planteados por la ONU tengan éxito, es clave la participación del sector privado, donde la minería tiene mucho que decir. Por esta razón, el Consejo Minero quiere involucrarse de lleno, y su presidente ejecutivo, Joaquín Villarino, lo manifestó en su momento: “Con el compromiso asumido por Chile con la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, nace para el Consejo Minero y sus empresas socias, la inquietud por identificar cómo la gran minería se encuentra alineada con estos objetivos” aseguró, agregando que “Sin perjuicio de los avances logrados, estamos conscientes de la necesidad de mantener, como sector, una mejora continua en los procesos, acciones y gestiones que aborden cada uno de los aspectos contendidos en los ODS en los cuales tenemos un grado importante de contribución, junto con identificar aquellas áreas donde existen falencias”.

 

 

Industria, Innovación e Infraestructura

La innovación en el trabajo y rubro de las empresas proveedoras es fundamental para la minería, sobre todo al momento de enfocarse en una agenda 2030 que habla de una producción y consumo responsable, entre otras cosas.

Según un estudio desarrollado por Fundación Chile, el desarrollo de la innovación tecnológica no solo aumenta la productividad de la industria minera, también estimula la transferencia de tecnologías a otras industrias.

En una visión general del proceso minero, el estudio de Caracterización de proveedores de la minería chilena realizado por la fundación, señala que existe una alta concentración de proveedores en las etapas vinculadas a la operación minera (mina rajo y mina subterránea) y los procesos de concentración de minerales, por lo que siguen siendo primordiales en la cadena de valor al momento en que se busca cumplir con los ODS.

De acuerdo con los resultados del estudio, se observa que los tipos de innovación más abordados por las empresas proveedoras de la minería en Chile, son el modelo de negocio y procesos. Lo anterior implica que existe una mirada intraorganizacional de la innovación, es decir, las empresas buscan mejorar su estrategia y también la forma en que desarrollan sus productos.

En particular el tipo de innovación en procesos (48%) se relaciona a una búsqueda constante en mejorar las dinámicas de trabajo interno, incrementando la eficiencia productiva en las áreas de desempeño. Por otro lado, el tipo de innovación en modelos de negocio (48%) se vincula al desarrollo de nuevas formas de obtener ingresos, ya sea a través de la oferta de nuevos productos o ampliando la cartera actual de clientes.

 

Producción y consumo responsable – Alianzas para lograr los objetivos

 

Un ejemplo claro que abarca estos dos puntos es la llamada Red de Eficiencia Energética y Reducción de Emisiones en la minería. Con el objetivo de generar un intercambio de experiencias y recibir asesorías especializadas, se lanzó en marzo del presente 2021 la primera Red de Eficiencia Energética y Reducción de Emisiones en Chile, iniciativa que reúne a 14 medianas y grandes empresas de la minería en Chile, y es impulsada por el Programa de Energías Renovables y Eficiencia (4e) de la GIZ, en conjunto con el Ministerio de Energía y la Agencia de Sostenibilidad Energética.

El Biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, señaló que “el sector minero tiene como desafío ser más productivo y a la vez más sostenible. Para esto la eficiencia energética es un gran aliado, ya que permite a la minería ambos objetivos: mejorar su productividad y reducir sus emisiones al mismo tiempo”.

“Hoy sabemos que la eficiencia energética nos aportará con un 35% a la reducción de emisiones para lograr nuestra carbono neutralidad. Es por eso que la ley recientemente promulgada e iniciativas como esta nos ayudan a avanzar en esta meta”, agregó.

La iniciativa forma parte del proyecto “Eficiencia Energética en Minería” de la GIZ, y tiene como objetivo fomentar planes de acción para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en la minería, mediante la eficiencia energética.

El director del Programa 4e de la GIZ en Chile, Rainer Schröer, sostuvo que “el sector minero es uno de los mayores emisores de gases efecto invernadero y cerca del 30% de la electricidad chilena se usa para extraer y procesar materias primas, principalmente el cobre. Además, en los últimos años la demanda energética del sector minero ha aumentado anualmente un promedio de 4%, por lo tanto este proyecto viene a ayudar al sector a ser más sustentable mediante la eficiencia energética y el intercambio de experiencias”.

Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia de Sostenibilidad Energética, Ignacio Santelices, sostuvo que “en un contexto desafiante, de pandemia, de reactivación económica y de cambio climático es fundamental trabajar coordinadamente en materia de eficiencia energética con un sector tan importante para el país como es la minería. Y gracias a esta red lo haremos con una metodología probada que viene desarrollando GIZ de manera exitosa en diferentes lugares del mundo”.

Jorge Arancibia, ingeniero de Minera Candelaria, explicó que trabajar colaborativamente en la Red de Eficiencia Energética liderada por la GIZ es ser parte de una comunidad motivada en pro de la eficiencia energética, favoreciendo el desarrollo de las organizaciones que la conforman.

En tanto para Maritza Baeza, gerenta de sustentabilidad de la Minera Cerro Negro, empresa de mediano tamaño, “las posibilidades de mejoramiento en este ámbito son importantes, por lo cual es fundamental contar con el apoyo técnico especializado que nos guíe en la línea del cumplimiento de los objetivos en esta área, compartir buenas prácticas y también capacitarnos.”

A la fecha la red cuenta con la participación de 14 empresas de la gran y mediana minería: Anglo American, Codelco, KGHM CHILE, Lundin Mining Distrito Minero Candelaria, SQM, Teck Resources, Cemin Holding Minero, Compañía Minera Cerro Negro, ENAMI, Minera Cruz, Minera Rafaela, Minera San Pedro, Minera Tres Valles y Pucobre. Además, cuenta con el apoyo de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI).

 

Revista G&M Gestión Minera N°97

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: