GLACIARES Y MINERÍA: EN EL OJO DEL HURACÁN

 

Muchas veces se ha apuntado con el dedo a la minería por ser la causante de la destrucción ambiental. Glaciares, consumo excesivo de agua, contaminación hídrica, del aire y la tierra. Le invitamos a revisar en la presente nota y conocer la realidad actual de la denominada “Ley de Glaciares”

 

El tema de los glaciares no resulta sencillo. En Noviembre del 2020, El Presidente Ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, respondió a una columna publicada en El Mostrador, en la que se afirma que la minería es culpable de la destrucción de glaciares.

Al respecto, el Presidente Ejecutivo del CM da cuenta de que, si bien algunos yacimientos mineros han afectado glaciares, aquello sucedió hace décadas y bajo otra realidad, otros estándares y otra conciencia medioambiental. “No se ha tratado de una práctica habitual ni generalizada. Tampoco de glaciares de evidente y abundante aporte hídrico, como los blancos con cuyas imágenes se suele acusar a la minería de destructora de los mismos, sino de glaciares respecto de los cuales no se ha demostrado un aporte hídrico importante. En todo caso, el sector entiende que eso pudo ocurrir hace años, no ahora”.

Luego, Joaquín Villarino explica que bajo la actual institucionalidad del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), no se han autorizado, ni ejecutado proyectos que hayan generado daño a glaciares, “menos aún glaciares con impacto perceptible en su aporte hídrico, biodiversidad o belleza escénica”.

El Experto en Hidrología y Glaciares, Pablo Wainstein, cuenta que “es posible ver la presencia de polvo en glaciares, sin necesidad de la presencia de un emprendimiento. En ocasiones es un proceso natural. Cuando el hielo se derrite, el agua escurre, se lleva material, y empieza a cubrir hielo en diferentes cantidades, y diferentes lugares, pero son procesos naturales.” De todas formas, el Ingeniero civil Hidráulico agrega que “puede haber actividades que potencialmente aumente estos procesos, y eso es lo que se debe cuidar, el que esas actividades humanas no los aumenten, pero los procesos están, y son naturales”.

Proyecto de Ley de Glaciares: ¿La minería y la protección de los glaciares son compatibles?

La normativa que actualmente se encuentra en el Congreso plantea la protección de los glaciares, ambiente periglacial y permafrost, con el objeto de preservarlos y conservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos. Sin embargo, no todos los actores del rubro están de acuerdo con la iniciativa en las formas que está siendo discutida, generando un amplio debate tanto a nivel político, como social y económico.

Una de las instituciones que ha golpeado la mesa es La Sociedad Nacional de Minería, SONAMI, desde donde se ha hecho constantemente un llamado a considerar el conocimiento científico existente al momento de construir un consenso legislativo, que permita despejar incertidumbres y elaborar la mejor ley posible para Chile, que compatibilice adecuadamente el desarrollo de la riqueza minera presente en el país, preservando a su vez la riqueza ambiental.

Respecto a esto, Diego Hernández, presidente de la SONAMI, envió en el 2020 una carta al titular de la Comisión de Minería y Energía del Senado, Rafael Prohens, para manifestar la “creciente preocupación” de la industria por el tenor que ha tomado la discusión.

Se ha asegurado que el sector participa de la preocupación por la protección de los glaciares, “pero con la misma convicción debemos señalar que no compartimos el contenido actual del proyecto de ley y que lo consideramos contrario a los intereses de nuestro país”.

Al analizar contenido del proyecto, Hernández señala que la iniciativa establece prohibiciones generales para la realización de actividades productivas en -o cercanas a- zonas que pudieren ser calificadas como glaciares, ambiente periglaciar o permafrost (suelo congelado), “tratando genéricamente y de una misma manera a todas esas crioformas, las que tienen características, relevancia y una función ecosistémica totalmente diversas. Incluso el proyecto de ley se encarga de prohibir -también genéricamente- toda actividad minera en ambientes periglaciares, sin atender a la ubicación o condiciones particulares del mismo ni a la actividad que se busca realizar”.

“Ello en sí nos parece inadecuado y generará un impacto negativo y totalmente innecesario al desarrollo de nuestro país, al prohibir ex ante y sin una adecuada evaluación actividades que son perfectamente compatibles con la preservación del medioambiente. Más preocupante aún es la intención de dar un efecto retroactivo a estas nuevas disposiciones”, sostuvo el presidente de SONAMI en su carta al senador Prohens.

Diego Hernández recuerda que, según ha indicado Cochilco y es coincidente con el análisis de la industria, “la aprobación de este proyecto de ley causaría al país una caída de 2,4% en el PIB y una destrucción de 42 mil empleos, afectando innecesariamente a cinco grandes faenas mineras, las cuales han podido y pueden desarrollarse de manera perfectamente compatible con la protección de nuestro ecosistema”.

 

Desafíos

 

Existen expectativas de que regulaciones sobre glaciares los protejan del cambio climático y sus efectos. Sin embargo, el Ingeniero Civil Hidráulico Pablo Wainstein, asegura que aunque se escriban leyes y “las máximas autoridades dictaminen cosas, el cambio climático ya partió, y detener esta micro se hace muy difícil. Las expectativas tienen que ser claras, en el entendido de que si la sociedad decide que proyectos de diferente índole no afecten directamente a los glaciares, es un aspecto, pero no queramos creer que por tener leyes vamos a parar cosas que ya no se puede”.

Al ser consultado sobre errores que pueda presentar la Ley de Glaciares presente en el Congreso, el profesional opina que “el concepto de permafrost me parece que en las últimas indicaciones fue mejorado, pero sigue diciendo que es un tipo de suelo, y no es eso. El proyecto tiene un error muy complejo, que es mezclar algo que espacialmente tú puedes identificar, con algo que espacialmente no se puede identificar. A los glaciares se les puede tomar una fotografía satelital y mapear su contorno, y decir por ley que no se puede hacer algo determinado en ese sector, identificando fácilmente las fronteras. Pero, Chile tiene mucho permafrost, y la propuesta de ley actual quiere proteger el permafrost y el ambiente periglacial, que son enormes extensiones de terreno” a esto Wainstein suma como ejemplo “imaginemos la Cordillera de los Andes que está cubierta por permafrost, y yo prohíbo que se haga cualquier cosa en permafrost, yo no podría tener carreteras. Y, si además digo que esto es retroactivo, yo tendría que estar cuestionando incluso el paso del Cristo Redentor, que está sobre permafrost. O por ejemplo, mucha extensión en Punta Arenas, donde incluso puede haber obras habitacionales, están sobre permafrost y ambiente periglacial, entonces ¿Cómo podría ser la aplicación de eso? Es decir, no es una ley que sea operativamente aplicable”. A lo anterior agrega que “incluso se quiere proteger el espacio aéreo de la zona periglacial, y entonces no podrían haber vuelos desde Chile hacia Argentina, porque Los Andes tiene ambiente periglacial en toda su extensión. Además, si incluyo el espacio aéreo ¿hasta dónde lo incluyo? Vale decir que ningún vuelo podría pasar. Insisto, hay un problema de operatividad en este proyecto”

Respecto a cómo se podría definir entonces la zona de protección, el experto en Hidrología y Glaciares asegura que es posible, pero definiéndolo de una forma más sencilla: “Diría que el SEIA se debe mejorar entregándole más y mejores herramientas, para que las cuencas de montaña se estudien holísticamente, y se evalúen los impactos caso a caso”.

Datos importantes:

·         El permafrost es suelo o roca, con o sin agua, que ha permanecido a 0°C, o menos, por 2 ó más años consecutivos. No es un tipo de suelo. No es una crioforma.

 

·         Respecto a la Ley de Glaciares, no ha habido nuevos avances. En la última sesión, no hubo votación de ninguno de sus artículos.

 

·         Los glaciares se están derritiendo a un paso agigantado, y según lo han dicho entendidos en la materia, el responsable directo no es otro más que el cambio climático, un proceso que a nivel de humanidad hemos gatillado.

 

·         Se dice que en Chile los glaciares están desprotegidos, y ese es uno de los primeros mitos que se torna necesario aclarar. En el país, a diferencia de otros, existe una variedad de entes reguladores que los protegen ambientalmente.

 

 

Dato curioso:

¿Sabía usted que dentro de los tipos de glaciares existen aquellos llamados penitentes? Estos reciben su nombre debido a la forma que presentan, la cual se asemeja a un grupo de monjes rezando.

Revista G&M Gestión Minera N°97

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: