HIDRÓGENO VERDE OPORTUNIDAD DE UNA INDUSTRIA COMPETITIVA AL 2030

La agenda 2030 apuesta por un tipo de trabajo más inclusivo con las personas, y más  responsable y eficiente con el medio ambiente. Es en este sentido que los esfuerzos de las grandes industrias han comenzado a enfocar su trabajo en vías al futuro, y a cumplir con los puntos propuestos, de la mejor forma posible. Es dentro de este contexto que el Hidrógeno Verde pasa a formar parte de una realidad a nivel país, y desde distintas partes del mundo ya están apostando por Chile. Al respecto conversamos con Juan Carlos Jobet, Biministro de Energía y Minería.

 

Chile está siendo pionero a nivel mundial en el desarrollo de una nueva industria de hidrógeno verde, gracias al gran potencial que tiene en la producción de energías renovables.

En este contexto, el sector minero tiene una gran ventaja para beneficiarse de este tipo de combustible, que le permitirá ser más competitivo, logrando acceder a energía limpia a bajos costos.

Hoy existen diversos proyectos de innovación para avanzar en el uso de hidrógeno verde y en la industria minera se está abordando, principalmente, en área del transporte de carga y en los sistemas de respaldo para telecomunicaciones, además de su uso en celdas de combustibles sin emisiones dentro de los túneles.

 

Biministro ¿Cuáles serán las principales ventajas para la minería respecto al uso del hidrógeno verde?

 

En la actualidad se están desarrollando una serie de proyectos de innovación para reemplazar equipos diésel por aplicaciones que usen hidrógeno como combustible y, en el sector minero, están considerados los grandes camiones mineros. Este es un cambio que será clave para que el sector siga avanzando hacia una minería más verde en Chile, ya que permitirá reducir la emisión de gases y, a largo plazo, disminuir los costos.

 

¿Cuál es su principal aporte para Chile?

 

Chile tiene una oportunidad única para desarrollar una industria competitiva de hidrógeno verde que, a partir de electricidad producida con recursos renovables de bajo costo, permita formar un energético de uso local y de exportación, impulsando una economía sustentable en torno a esta.

Esta oportunidad puede tener un gran impacto en nuestra marca país, agregando un valor verde a los productos creados en Chile, reduciendo su huella de carbono de transporte y ofreciendo nuestros energéticos de carácter renovable a quienes los necesiten. Una oportunidad concreta, por ejemplo, sería convertirse en el principal productor de “cobre verde” a nivel mundial. De esta manera vemos que se ofrece al país la oportunidad de generar espacios de innovación, potenciar el crecimiento y el empleo local, así como crear nuevas empresas de impacto local y global.

 

¿Qué tan competitivo podría ser Chile en este mercado?

 

El gran potencial de energías renovables que tiene Chile nos permitirá ser el productor más barato de hidrógeno verde del planeta. Sin embargo, para desarrollar esta industria necesitamos ir paso a paso alcanzando metas y objetivos de corto y mediano plazo. Como esto se trata del desarrollo de una nueva industria a nivel mundial, estamos trabajando intensamente para posicionar a Chile como el país con las mejores condiciones para producir y exportar hidrógeno verde. Y para ello, estamos desplegando una intensa agenda internacional. Sólo en marzo participamos en más de 15 eventos internacionales para hablar de energías limpias e hidrógeno verde. Entre ellos destacan Berlin Energy Transition Dialogues, la Clean Energy Transitions Summits y el Chile Day, entre otros.

Desde que presentamos la Estrategia Nacional de hidrógeno verde en noviembre de 2020, hemos tenido una serie de rondas con inversionistas de Alemania, Australia, Canadá, China, EE.UU, Japón y Reino Unido, a las que han asistido más de 200 compañías, bancos de inversión y entidades internacionales interesados en las oportunidades de inversión. Y para este 2021 nuestra agenda internacional será incluso más ambiciosa.

 

¿Cuáles son las principales estimaciones al 2030?

 

Desde distintas partes del mundo ya están apostando por Chile, por sus excepcionales condiciones para producir y exportar hidrógeno verde. Los números nos avalan, somos el país con mejores capacidades para ser el productor más barato del mundo al 2030. Como Gobierno seguiremos impulsando acciones concretas para sentar las bases de esta nueva industria que aportará a la competitividad de nuestra economía y contribuirá significativamente a descarbonizar el planeta.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: