Certificado Azul

Claudia Galleguillos

Líder Estrategias Hídricas de Fundación Chile.

 

La comparación entre el período 1985-2015 y el período 2030-2060 indica una disminución generalizada de las precipitaciones, en comparación con la media histórica, pues se proyectan disminuciones promedio de entre 5% y 15% para la zona comprendida entre las cuencas de los ríos Elqui (región de Coquimbo) y el Baker (región de Aysén). Estas proyecciones, según el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, y el Comité Científico de Cambio Climático, se acentuarían hacia la zona sur del país, sobre todo entre la cuenca del río Biobío y el límite sur de la región de Los Lagos. Es, entonces, donde toman especial relevancia iniciativas como el Certificado Azul ¿no conoce de qué se trata? Le invitamos a descubrirlo en la siguiente entrevista a  Claudia Galleguillos, Líder Estrategias Hídricas de Fundación Chile, y parte del equipo de Escenarios Hídricos 2030

 

El cuidado de los recursos hídricos, y la responsabilidad al momento de usarlos, es fundamental. La labor de entidades en la materia es arduo al momento de buscar la protección de los mismos.

Es en este contexto que empresas de diversos sectores productivos podrán adherir a partir del 2021 al Acuerdo de Producción Limpia (APL), Certificado Azul, que promoverá la gestión sostenible del recurso hídrico en Chile, mediante el uso eficiente y sustentable en la producción de bienes y servicios, con el fin de contribuir a la seguridad hídrica del país.

Este Acuerdo voluntario impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de CORFO y Fundación Chile, se gesta en el marco del proyecto SuizAgua del Programa Latinoamericano “El Agua nos Une”, el cual se está construyendo de manera conjunta con el Ministerio del Medio Ambiente, Superintendencia de Medio Ambiente, Dirección General de Aguas, Instituto de Desarrollo Agropecuario, Corporación de Fomento a la Producción, Asociación de Industria de Alimentos de Chile A.G, Sociedad de Fomento Fabril, Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas, y la Sociedad Nacional de Agricultura.

 

¿Qué permite el acuerdo firmado de “Certificación Azul”?

 

En el marco del proyecto SuizAgua se gesta el Certificado Azul, un instrumento voluntario mediante el cual las empresas pueden implementar acciones concretas para la gestión sostenible del recurso hídrico en Chile, mediante el uso eficiente y sustentable en la producción de bienes y servicios. Asimismo, fomenta la mirada desde la empresa hacia el territorio, desde el punto de vista de los riesgos y los beneficios compartidos con otros usuarios en el entorno, incorporando variables ambientales y sociales en sus estrategias de desarrollo.

 

 

¿Cuál es la importancia de este APL que involucra al Gobierno y a los gremios? 

 

El Certificado Azul busca impulsar la gestión hídrica del país y la seguridad hídrica del territorio, promoviendo la eficiencia en el uso del agua en los procesos productivos, y servicios, a través del uso de herramienta asociadas a la medición de huella de agua (ISO 14.046), gestión de información, planes de gestión y responsabilidad social y ambiental del agua, entre otros, implementando acciones reales que beneficien al territorio y los actores presentes en él.

Esta certificación reconoce el rol que poseen las empresas en la gestión del agua local, convirtiéndose en un mecanismo de inversión público-privado para avanzar en la implementación de acciones y soluciones con beneficios colectivos en los territorios de influencia, buscando la sustentabilidad del recurso.

 

¿Cuál es el perfil de las empresas que optan a esta Certificación Azul? ¿Qué sucede con las PyMEs? 

 

El Certificado Azul está diseñado para que todas las empresas de cualquier rubro tengan la oportunidad de ingresar y comenzar a gestionar el agua. Para ello, el Certificado tiene como base dos principios fundamentales:  1. GRADUALIDAD con 3 niveles que incentivan un continuo avance en los desafíos, permitiendo así el ingreso y reconocimiento diferenciado para la participación de las pequeñas empresas; 2. SOLIDARIDAD donde las grandes empresas podrán apoyar a su cadena de proveedores para obtener la certificación, fomentando convenios donde las empresas grandes pueden apoyar a las pequeñas para alcanzar esta certificación. También incentiva convenios con otros actores en los territorios de influencia.

 

¿Cómo están aplicando acciones a nivel de territorio junto a sus actores? ¿Cuáles son las regiones y cuencas prioritarias y el plazo de trabajo estipulado? 

 

El Certificado Azul aplica para todo Chile, sin realizar diferencia entre regiones o cuencas prioritarias.

Es importante considerar que, si bien el problema del agua es global y afecta a gran parte del planeta, los impactos y las acciones que se deben realizar para adaptarnos a las nuevas condiciones climáticas son locales, donde se deben analizar los diferentes actores que intervienen en una cuenca o un territorio compartido. El análisis desde el punto de vista territorial puede variar dependiendo de las características de cada territorio, impacto de las intervenciones, actores involucrados, los mecanismos de coordinación y gestión local principalmente.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad de los procesos productivos, el entorno representa un riesgo para la gestión del agua, dado que una empresa puede invertir en ser eficiente y tener cero descargas de residuos líquidos, sin embargo, igual posee el riesgo de quedarse sin agua o deteriorar su calidad, porque otros actores en el entorno hacen un uso inadecuado de este recurso. En este contexto, se considera necesario que los principales usuarios del agua comprendan su propio uso de este recurso y sus impactos, comprender cómo se comporta y se desplaza el agua en el medioambiente, así como usan el agua los otros sectores para identificar los riesgos asociados y plantear acciones estratégicas que aporten a una gestión sostenible del agua en los territorios de influencia, sosteniendo el desarrollo futuro del conjunto de actores que comparten las mismas fuentes de agua.

 

¿Cuál es el rol que cumple SuizAgua en la génesis de esta certificación? ¿Existen otras alianzas colaborativas a nivel internacional? 

 

SuizAgua es un proyecto que se vincula al programa Latinoamericano “El Agua Nos Une”, iniciativa liderada por Fundación Chile en nuestro país, y financiada por la Agencia Suiza para el desarrollo y la Cooperación Suiza (COSUDE) en Latinoamérica. A través de este programa se impulsó el Certificado Azul en Perú y ahora en Chile. En esta iniciativa han participado +56 empresas en 5 países de Latinoamérica: Colombia, Perú, Chile, Brasil y México. En Chile se desarrolla desde el año 2013 con la participación de 20 empresas líderes, las cuales fueron pilotos para el diseño y aplicación de la ISO 14.046, haciendo proyectos para reducir su Huella de Agua directa (eficiencia en sus procesos productivos) e indirecta (cadena de proveedores), abordando además los riesgo y oportunidades del territorio (RSAgua o valor compartido). La inversión corresponde al costo de los proyectos realizados por las 10 empresas en Chile desde el año 2013 al 2019, donde la reducción corresponde a proyectos de eficiencia hídrica principalmente y los beneficiarios son las acciones colectivas de RSAgua en los territorios compartidos con otros usuarios.

 

¿Cómo podemos bajar esta información al ciudadano común e iniciar un cambio cultural como el realizado en el uso de bolsas plásticas? 

 

En los últimos años hemos avanzado aceleradamente en información relevante para entender los procesos y ciclos hídricos en nuestro país, evidenciando como las intervenciones que realizamos pueden impactar de forma positiva o negativa en nuestro desarrollo en forma sustentable. La educación formal e informal, son relevantes para comenzar a generar la conciencia y capacidades necesarias para enfrentar de mejor forma nuestro futuro. Es por ello que los proyectos presentados a través del Certificado Azul siempre deberán considerar las capacitaciones como complemento a las acciones que se implementarán para la gestión hídrica. Sabemos que tomará tiempo generar los cambios culturales deseados, pero es un camino que debemos iniciar ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: