Dejemos de incluir y comencemos a integrar

´Por: Jenny Rojas

Gerente General  MORE VALUE. COMPANY

 

Un nuevo 8 de marzo, conmemoración del día internacional de la mujer y aun la participación de las mujeres en minería continúa bajo los dos dígitos, es más, según cifras del Consejo Minero, de ellas sólo el 11,9% están en puestos de toma de decisión, dentro de la gran cantidad de personas que trabajan en el rol de mantenedor o mantenedora, sólo el 1,4% son mujeres, sólo el 6% son supervisoras, es increíble pese a tantas campañas, es a caso esto “mucho ruido y pocas nueces”?

Se necesita con urgencia “apurar la causa”, por los motivos correctos, No por las mujeres, no necesitamos ser subvencionadas, necesitamos ser consideradas, porque si consideramos solo al 50% de la población, lógicamente la probabilidad de tener organizaciones exitosas disminuye a la mitad, en tiempos tan complejos la industria no puede perder la oportunidad de tener el mejor talento y el talento no tiene género.

Necesitamos una industria minera abierta a escuchar opiniones diversas, no que sólo de invite a mujeres a “aumentar el número” sino que se les integre, se escuchen sus opiniones y se promuevan ambientes de respeto.

Necesitamos también mujeres mejor preparadas para integrarse y sobre todo desarrollarse en ambientes que se han considerado hasta el momento masculinizados, que se acepte que el tono de voz es diferente y no por ello es una persona frágil, si nos gusta vernos bien, es porque nos sentimos bien, no porque queramos llamar la atención de nadie.

La industria necesita mujeres referentes, que cuando lo logren puedan inspirar a otras y otros a lograr sus sueños, si las niñas continúan viendo mayormente hombres en la industria minera, seguirá siendo difícil que se inclinen por carreras afines, ya que es menos probable que se sientan identificadas.

Se requiere contar con mayor compromiso, orientado a la acción, por mencionar algunos ejemplos, una de las mayores brechas que la industria aun mantiene y requiere atención es la brecha salarial, la equidad de trato, la equidad de oportunidades, la erradicación del acoso sexual, la eliminación de la violencia de género en las compañías.

Contar con una industria con foco de equidad de oportunidades ante distinto género contribuye directamente al futuro, aporta a mejores organizaciones, aporta a la erradicación de la pobreza, mujeres con acceso al empleo son mujeres con mayor empoderamiento económico.

La dura pandemia que aún vivimos, nos ha mostrado una realidad aun más cruda, para las mujeres el teletrabajo podría ser una gran ventaja sin embargo no para todas lo es, considerando que en Chile en los últimos años los matrimonios disminuyeron de 6.081 en marzo del 2019 a 4167 en marzo del 2020, no obstante los divorcios en marzo 2020 llegaron a 2888 inscripciones, si además consideramos que cerca del 40% de las mujeres se hacen cargo de los hijos, necesitamos crear mejores y redes de apoyo más sólidas que permitan mayor conciliación laboral y familiar a las mujeres.

Por otra parte apuntamos directamente a disminuir la pobreza cuando las mujeres acceden al trabajo ya que impacta a mas personas, impacta positivamente a sus hijos y entorno.

En el ultimo boletín del INE de enero 2021, indica que la tasa de desocupación de mujeres se sitúa en 10,9%.

En fin, hay aun muchísimo por hacer, no cabe duda y debemos trabajar todos y todas unida y creativamente para disminuir las brechas,

Hoy un nuevo 8 de marzo, es una conmemoración, no una celebración, ya habrá oportunidad de celebrar, cuando avancemos sostenidamente, cuando el ingreso de mujeres en minería no sea sólo un número, sino consecuencia del cambio cultural que tanto esperamos, cuando en una entrevista laboral ya no se pregunte “¿Que harás con tus hijos si te otorgamos el cargo?” cuando ya no se nos deje fuera de reuniones en faena, cuando se dejen de definir temas laborales en el “tercer tiempo del partido”, cuando una mujer que levanta una situación de acoso sexual no sea vista como “conflictiva” y termine siendo desvinculada, cuando mujeres y hombres en el mundo laboral nos veamos como complemento, no como competencia, cuando al menos algunas de estas opciones se cumplan, podremos celebrar juntos, porque se nos ha comenzado a integrar, habremos pasado de ser incluidas a estar integradas, será entonces cuando dejaremos de estar en la galería y estaremos jugando en la misma cancha, formando parte del éxito del equipo.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: