Control de erosión del suelo

Por .

Paula Macarena Urbina Tobar

Estudiante Ingenieria Agrónomo-Pontificia Universidad Católica de Chile .

Magíster En Economía Agraria y Ambiental. -Pontificia Universidad Católica.

 

El suelo, es un recurso natural no renovable pues la formación de un centímetro de suelo puede necesitar cientos de miles de años para formarse. Dicho recurso proporciona importantes servicios ecosistémicos, entre ellos secuestro de carbono, purificación de agua, ayuda a estabilizar el clima y permite cultivar alimentos. Adicionalmente, alberga a millones de microorganismos benéficos, los cuales ayudan a descomponer materia orgánica y a absorber dióxido de carbono. Sin embargo, pese a que es un recurso altamente valioso, frecuentemente no se le presta la debida atención.

 

La superficie natural de suelos productivos es limitada y se encuentra sometida a un uso altamente competitivo, que se caracteriza por el aprovechamiento de los suelos con fines agrícolas, forestales, pastorales y de urbanización, y para satisfacer la demanda de producción de alimentos, energía y extracción de materias primas de la creciente población. Debido principalmente al desconocimiento que existe con respecto a los beneficios que proporciona el suelo, en los últimos años diversas industrias, han hecho mal uso de este, provocando una erosión masiva y desertificación.

 

Una mala práctica en la minería puede genera un impacto tremendamente negativo en el suelo, pues lo puede contaminar y erosionar. Por ende, es fundamental tener extracción minera responsable, que se preocupe de regenerar y proteger todos los ecosistemas y sus recursos, tanto después de la explotación de las minas como durante. Algunas de las alternativas para recuperar el suelo, luego de una explotación minera son: Tratamiento y gestión de residuos; remodelación topográfica; estabilización de superficies y control de erosión; descompactación y preparación de suelos; recuperación de la capa superior de tierra vegetal; enmiendas y abonados; y revegetación y/o reforestación.

 

Cabe señalar que la agricultura tiene un rol importante, pues en diversos países las tierras recuperadas son utilizadas por agricultores y cada vez son más los que utilizan una agricultura regenerativa, con el objetivo de recuperar con mayor rapidez el suelo afectado por la minería y además mejorar su productividad. En este aspecto, también es necesario que las empresa mineras, tengan en consideración los puntos anteriores con el fin de promover la investigación y desarrollar nuevas variedades de plantas que se adapten de mejor manera a los suelos dañados producto del proceso de minería.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: