Seminario organizado por Gasco profundizó sobre oportunidades y desafíos del gas licuado vehicular en Chile

En la oportunidad, los panelistas expusieron sobre las ventajas que ofrece el gas vehicular en el proceso de transición energética, cómo la nueva normativa, que permite la conversión de vehículos particulares, oficializada por el gobierno, abre nuevas posibilidades y desafíos, y sobre los mecanismos de seguridad asociados a la conversión.

 

Con la participación de Filipa Rio, Sustainable Mobility Director de la World LPG Association (Asociación Mundial de Gas Licuado); Fernando Ledesma, gerente de negocio transporte de Gasco; y Rodrigo Benítez, gerente general de RTI, se realizó el webinar “Oportunidades y Desafíos del Gas Licuado Vehicular en Chile” organizado por Gasco.

 

Filipa Rio inició el seminario y se refirió a diversos casos de éxito respecto al uso de gas licuado como combustible en países como Turquía, España o Corea del Sur, donde el gobierno impulsa distintos incentivos y subsidios para lograr, por ejemplo, que el 95% de los taxis funcionen a gas licuado, como sucede en las ciudades surcoreanas. Asimismo, enfatizó sobre la importancia de generar sinergias entre el gobierno, la industria automotriz y los proveedores de gas licuado, precisando que “el gas licuado es el combustible que nos llevará a un futuro sustentable”, señaló la representante de la WLPGA.

 

Por su parte, Fernando Ledesma, gerente de negocio transporte de Gasco, profundizó sobre “la necesaria transformación de la matriz energética de nuestro país hacia una energía más limpia y menos contaminante. Es muy necesario considerar las emisiones desde su origen “well to whell” (del pozo a la rueda) y entender por ejemplo que la generación de energía eléctrica en Chile proviene en un 30% aproximadamente del Carbón. Por lo mismo, el gas puede jugar un rol relevante en la transición energética de nuestro país”.

 

Ledesma precisó que uno de los principales responsables de las emisiones de CO2 en Chile es el diésel y su uso en el transporte. “La nueva normativa, que permite la conversión de vehículos particulares a gas vehicular, es un importante paso para la utilización de energías amigables con el medio ambiente. Dentro de las ventajas del uso de gas licuado en vehículos particulares, es que tenemos un 81% menos de material particulado, 21% menos de C02 y 74% menos de NOx, sumado a un ahorro del 30%-40% v/s gasolina y una mayor autonomía al quedar en modalidad dual gasolina gas” destacó el ejecutivo de Gasco.

 

Rodrigo Benítez, gerente general de RTI, empresa de instalación de equipos de conversión a gas licuado, se refirió al final del webinar a la seguridad y rapidez del proceso de conversión de vehículos a gas licuado, las cuales “se realizan siempre en un taller autorizado por el Ministerio de Transportes, con un equipo de expertos certificados, en un proceso que dura aproximadamente un día”.

 

“La instalación de los componentes es de forma periférica y poco invasiva. En cuanto a la seguridad, el sistema a gas es inteligente y ante cualquier anormalidad, el computador del kit pasa automáticamente a bencina”, enfatizó Benítez, quien agregó que los vehículos que usan gas licuado como combustible, quedan libres de restricción, pudiendo circular de lunes a domingo, las 24 horas del día dentro del territorio nacional.

 

Gasco pertenece al grupo Empresas Gasco, que a través de sus distintas filiales y líneas de negocio, está impulsando y desarrollando soluciones energéticas en base a gas que permitan a las distintas industrias contar con procesos más eficientes, seguros, competitivos y menos contaminantes.

 

Sebastián González Degeas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: