Minera Valle Central: un paso adelante en minería secundaria

Lleva 28 años entregando soluciones integrales en relaves.Y lo ha hecho con innovación, gestión del conocimiento, mejora continua y, por supuesto, con licencia social. Su anhelo es encontrar una solución final y definitiva a la problemática de los descartes mineros; y para eso trabaja todos los días.

 

En los tiempos que corren, resulta urgente potenciar actividades que ayuden a impulsar la economía, produciendo riqueza, creando empleos y pagando impuestos, para poder favorecer el imprescindible desarrollo social. Una opción válida y relativamente fácil de implementar es la minería secundaria, que tiene que ver con la explotación de todo tipo de residuos mineros.

 

Chile tiene condiciones extraordinarias para ello. Según datos entregados por el Sernageomín, hay más de 15.000 millones de toneladas de relaves depositados en la tierra; más de 5.000 millones de toneladas de ripios en botaderos cercanos a las plantas; más de 10.000 toneladas de botaderos de estéril con baja mineralización al lado de rajos y más de 100 millones de toneladas de escoria de fundiciones antiguas y actuales.

 

Pocos países en el mundo tienen estas cifras.

 

Una de las pocas firmas en Chile que tiene experiencia en estos temas es Minera Valle Central (MVC). Opera en la industria de la minería secundaria desde 1992, entregando soluciones integrales a la problemática de los relaves. Sus servicios incluyen diseño de instalaciones de almacenamiento, procesamiento, transporte y redepositación; y proyectos de ingeniería y recuperación de agua.  Pero no solo eso. También colabora en planes de cierre, generación de capacidad de emergencia en tranques y soluciones de saneamiento ambiental, acordes con las nuevas legislaciones.

 

Su historia es bastante particular. Nació como una pequeña operación para recuperar cobre desde los relaves frescos de Codelco-Chile División El Teniente (DET)y hoy, gracias a un constante trabajo de innovación, es reconocida como la única compañía en el mundo que recupera cobre y molibdeno a gran escala, desde descartes mineros.

 

“Estamos próximos a cumplir tres décadas entregando soluciones concretas a la problemática de los relaves. Y lo hemos hecho con innovación, gestión de conocimiento y mejora continua, teniendo siempre como ejes la seguridad de nuestra gente;la sustentabilidad económica, medioambiental y social y la mirada experta de nuestros ingenieros”, señala Eugenio Espinosa, Subgerente de Asuntos Corporativos de MVC.

Hacia adelante, el objetivo es aportar soluciones finales en relaves y sus ingenieros no descansarán hasta lograrlo.

 

 

Los verdaderos protagonistas

 

Pero en la búsqueda de su desarrollo MVC no solo mira la estabilidad económica. Muy por el contrario. El respeto por el mediambiente y mantener una relación de armonía con sus colaboradores y comunidades son elementos claves de todo su actuar.  “Nuestro equipo humano es el principal y más preciado activo;reconocemos su confianza y el apoyo, incluso en tiempos difíciles. Desde siempre, no solo en pandemia, nos hemos encargado de su seguridad y de promover el autocuidado”, asegura Espinosa.

 

Asimismo, la firma mantiene un vínculo constante con sus comunidades, realizando acciones que buscan potenciar su crecimiento y desarrollo. “Queremos que nuestros vecinos sean protagonistas de sus propios cambios. Nos interesa que nos conozcan y sientan que pueden contar con nosotros en todo orden de cosas. Entendemos que ellos son socios estratégicos para el correcto desarrollo de nuestra operación, por lo que permanentemente estamos realizando actividades que contribuyan a mantener la confianza, credibilidad y respeto”, enfatiza Eugenio Espinosa.

 

En MVC entienden que la licencia social es clave para operar. La compañía tiene una política de comunidades basada en tres pilares: conocimiento sostenible, que tiene que ver con construir buenas relaciones con las comunidades desde el entendimiento de éstas; participación efectiva, que es establecer relaciones de confianza permanentes con las comunidades del entorno; y desarrollo territorial de las comunidades, que tiene que ver con contribuir a mejorar indicadores de desarrollo, tales como educación, bienestar social, conciencia ambiental, construcción de capacidad comunitaria e infraestructura.

 

“La pandemia nos ha obligado a paralizar muchos de nuestros talleres y trabajos con las comunidades. Eso nos tiene muy angustiados. Hemos intentado mantenernos presentes y estamos trabajando por generar nuevas formas de relacionamiento, que nos permita mantener el contacto y la colaboración, a pesar del distanciamiento”, concluye Eugenio Espinosa.

 

 

Operación en tiempos de Covid-19

 

Con extremas medidas sanitarias y manteniendo distanciamiento social, turnos extendidos y una comunicación clara y afectiva, MVC ha logrado mantener muy bajos niveles de contagio, tanto de su personal propio como de sus empresas colaboradoras

 

Minera Valle Central ha desplegado una campaña comunicacional de reconocimiento. Con creatividad y mucha empatía, durante todos estos meses ha promovido el autocuidado de sus trabajadores, no sólo en las instalaciones de la empresa, sino que también en la libertad de sus días de descanso.

 

Desde que Chile entró en fase 1 de contagio, el Comité de Emergencias de MVC ha operado con el máximo profesionalismo. Además de poner en marcha medidas sanitarias y laborales, todos los días monitorea la contingencia regional del Coranavirus y mantiene una comunicación constante con las autoridades regionales y los medios de comunicación.

 

“Los primeros meses nuestra línea de acción fue totalmente informativa, entregando a los trabajadores todos los antecedentes de prevención, procedimientos en caso de sintomatología, instructivos, videos con mensajes de autocuidado por parte de grupos de interés y de los hijos de los trabajadores, que llamaban a sus padres a cuidarse. Desde fines de mayo, y tras el análisis nacional, donde la curva de contagios de Covid-19 presentó un aumento sostenido, las difusiones se volcaron a hacer un llamado directo a cuidarse, a reforzar permanentemente las medidas de prevención, siendo conscientes de que el actuar individual repercute en el colectivo”, puntualiza el Subgerente de Asuntos Corporativos de MVC.

 

El concepto “Autocuidado 24/7” se instaló en la empresa, asumiendo que “el coronavirus llegó para modificar nuestros comportamientos, estilos de vida y formas de relacionarnos con las personas que más queremos, y es nuestro deber cuidarlas”, señala Espinosa.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: