El liderazgo femenino en proyecto que reduce las emisiones CO2 y fomenta procesos térmicos en la agroindustria

  • Annika Schüttler e Iris Wunderlich, son ejecutivas del Proyecto Smart Energy Concept de CAMCHAL y han trabajado desde2015 en la búsqueda y ejecución de ideas sustentables para el agro. Este año el ciclo llegó a su fin con la implementación de ideas que son más amigables para el planeta y que permiten ahorrar en combustible.

Hay cierto tipo de nueces que requieren de un secado antes de ser comercializadas y para ello generalmente se usa gas licuado. Eso hasta ahora, puesto que dos mujeres que lideraron el Proyecto Smart Energy Concept de CAMCHAL (Cámara Chileno Alemana de Comercio e Industria) fueron claves para encontrar una idea que permite usar energía solar y ahorrar en el uso de ese combustible.

 

La idea que ejecutaron desde el Proyecto Smart Energy Concept en el caso de las nueces, fuei ntervenir techos de bodegas en una empresa productora de estos frutos para aprovechar los rayos del sol.Con ello, generaron un sistema de “secado solar” que procesa hasta150 toneladas de nueces al año. Además de disminuir las emisiones de CO2, tal solución alcanza un ahorro de 25% por kilo de agua perdida al deshidratar la fruta, iniciativa que tanto Annika Schüttler como Iris Wunderlich de CAMCHAL califican como un éxito.

Annika Schüttler

Ambas profesionales llevan varios años a la cabeza del Proyecto Smart Energy Concept, que comenzó a ejecutarse en 2015. Annika Schüttler es Project Leader Energy &Sustainability Iris Wunderlich es Senior Project Manager Energy, Mining&Sustainability, ambas en CAMCHAL y desde esa posición no solo están orgullosas de las “buenas prácticas” en materia de disminución de CO2 que han conseguido las ideas ejecutadas, sino que también porque por el impacto directo que generan en inyectar tecnología a Chile.

Iris Wunderlich

“Muchas personas todavía consideran a la agricultura como un sector ‘tradicional’ con poca innovación, pero eso no es así.En el ámbito agroalimentario es un desafío poder adaptar los cultivos al cambio climático, lo que va desde definir variedades más aptas para el estrés hídrico, nuevas formas de cultivo (hidroponía, acuaponía, invernaderos, entre otros) y nuevos alimentos (liofilizados, hongos)”, destaca Schütler.

“Hemos tenido desafíos importantes. El primero fue que las empresas deben tener disponibilidad al cambio y, al hacerlo, tienen que comprometerse con esta decisión. A veces cuesta optar por medidas que son ecológicas y económicamente eficientes, porque el enfoque de la empresa alimentaria está en producir alimentos y no tanto de preocuparse por el manejo de la energía. Hay que considerar que esta industria es estacional y se depende de factores externos, como el clima y el mercado. Es ahí donde, lamentablemente, la gestión de la energía muchas veces queda relegado al segundo, tercero o incluso cuarto lugar. Ese enfoque es el que debería cambiar”, agrega Wunderlich.

 

Ambas expertas coinciden en que la idea es mostrar “buenas prácticas”para que la industria también pueda replicar las soluciones impulsadas por el Proyecto Smart Energy Concept en la agricultura. Porque además del secado de nueces, también ejecutaron otras ideas como aprovechar la potencia calórica de cuescos de aceitunas para usarlas de insumo para generar vapor; el cambio de grúas por máquinas híbridas, entre otros. Todas estas innovadoras soluciones están disponibles en el sitio web http://www.agrificiente.cl/para que otros puedan imitarlas.

 

Liderazgo femenino

 

Este año, el Programa Energía + Mujer del Gobierno de Chile, reveló que la fuerza laboral femenina en este sector llega sólo al 23% y sus sueldos son, en promedio, un 24% menor que el de los hombres. Si se habla del liderazgo de proyectos, solo el 18% del total de cargos gerenciales son ocupados por mujeres.

 

Estas cifras demuestran que hay un largo camino para avanzar en reducir las brechas laborales en nuestro país, por lo que el liderazgo tanto de Annika como de Iris en el Proyecto Smart Concept Energyson ejemplos que el sector industrial debería imitar.

 

“Nuestra experiencia nos indica que la motivación y el entusiasmo por una temática como esta nace ya muy temprano, por ende es importante plantear ideas y posibilidades desde temprana edad en las mujeres, incluyendo la casa y también la enseñanza básica”, sostiene Wunderlich.

 

En esta materia, ambas expertas son una voz autorizada. Las dos tienen otros cargos en distintas organizaciones, además de su trabajo en CAMCHAL. Schüttler es Embajadora del Foro Global Clean Energy Ministerial (CEM) para Clean Energy, Education and Empowerment (C3E), iniciativa para incrementar la diversidad de género en el campo de las energías limpias, mientras que Wunderlich, es integrante de la primera generación de Women in Energy del World Energy Council (WEC).

 

“Es importante dejar de usar los estereotipos que apuntan a que ciertos ámbitos son más parahombres y otros son exclusivos de mujeres. Si bien en nuestro caso, nunca hemos tenido la sensación de tener alguna desventaja ni en la agricultura ni en temáticas de energía, sabemos que existen otras experiencias”, reconoce Iris.

 

“Más allá de hombres o mujeres, lo importante es atraer a los mejores talentos a esas industrias, por su importancia estratégica. Y en este contexto, es lamentable ver que todavía hay un sesgo de género, que precisamente hace que se pierda capital humano si una mujer no considera desarrollarse en estas áreas”, concluye Schütler.

 

VOXKOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: