The Failed Experiment en la ficción y en la realidad minera

 

Lucio Cañete Arratia

Departamento de Tecnologías Industriales

Universidad de Santiago de Chile

 

 

Uno de los tópicos en ciencia ficción es aquel en que un emprendedor aplica por primera vez una tecnología que forma parte de un exclusivo patrimonio intelectual a un proyecto cuyo curso, muy a pesar de él y de sus colaboradores, sigue una trayectoria inesperada con trágicos resultados. Frankenstein, La Mosca, y El Experimento Filadelfia constituyen algunos guiones donde el debut de cierta tecnología inexistente en la época en que el relato fue escrito, genera efectos que escapan de control.

 

Incluso los experimentos fallidos son a veces usados como argumento para explicar el origen de clásicos fantásticos tales como La Mancha Voraz donde la creatura es un arma biológica que adquiere autonomía y los zombis son la consecuencia de un descuido en un laboratorio que ensaya virus. Así la tecnología  avanzada y disruptiva sirve para concebir historias desgraciadas en el cómic, literatura, cine y otras manifestaciones fantásticas.

 

Sin embargo, este fenómeno parece tener un paralelo en la realidad de algunos países como Chile cuya tecnología no es el eje de su desarrollo y cualquier iniciativa vanguardista y perturbadora en la aplicación de conocimientos científicos genera de entrada alguna aversión por temor a que se convierta en un Failed Experiment, como a nivel internacional suele llamarse a dicho relativo fracaso. A esta posible neofobia pertenece por ejemplo el inmediato rechazo a la idea ochentera para reducir la contaminación atmosférica de Santiago por medio de enormes ductos dispuestos en el sentido de la pendiente en las laderas de la cuenca metropolitana, que al calentarse por radiación solar generan una convección que succiona el esmog hacia alturas superiores despejando las partes bajas de la ciudad.  Otro posible ejemplo es la escasa acogida que tuvo el proyecto presentado el 2008 por la USACH al Senado de la República donde se concibe una villa autárquica en medio de Campos de Hielo Sur con 4500 habitantes. También cabría como respuesta neofóbica los reparos instantáneos a la iniciativa de una empresa francesa el 2011 de llevar agua fresca desde el sur de Chile hacia el desierto por medio de un gigantesco acueducto sumergido en el mar a lo largo de dos mil kilómetros.

 

Una explicación para esta posible neofobia puede encontrarse en el déficit de confianza en la Cibernética entendida como la ciencia del control en su más amplio sentido la cual ha establecido entre otros, el Principio de Variedad Relevante, el cual en términos simples afirma que la variedad se absorbe con variedad. En efecto, en el caso de la minería caracterizada por ser una industria compleja entendida como aquella que es explicada por muchas variables, la conducción exitosa de un proyecto debe atender a todas y cada una de las variables que son vitales. Cuando una de esas variables no es cubierta en un emprendimiento pionero, el principio señala que ella quedará a la deriva y alcanzará el estado más probable, el cual es justamente aquel que no es deseado por los responsables del proyecto.

 

Esta situación es coincidentemente relatada por la ficción en los Failed Experiment cuando el responsable de una iniciativa disruptiva no considera en la formulación de tal proyecto a una variable vital y por ello su emprendimiento vanguardista se escapa de las manos con trágicas consecuencias. Así el guion de fantasía actúa como un Cautionary Tale que advierte los riesgos de los gestos novedosos y complejos en la realidad minera que inexorablemente está compuesta por un abanico de variables naturales propias de la geografía física y por otras variables humanas mucho más crípticas como las sociales y económicas.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: