Por un planeta más sustentable después de la pandemia

Giovanni Calderón Bassi Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático

 

En medio de la crisis sanitaria causada por el coronavirus, que a la fecha
ha cobrado casi 380 mil muertes a nivel mundial, queda claro que hoy más
que nunca la protección del medioambiente debe ser un tema de primera línea
para los gobiernos, las empresas y los ciudadanos en todo el planeta.

Si el mundo no detiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto
invernadero, los desastres climáticos y las pandemias devastadoras por
virus letales serán el pan de cada día. La pérdida de biodiversidad y el
cambio climático conllevan serios riesgos para la salud de la población,
porque son el caldo de cultivo ideal para la aparición de estas
enfermedades infecciosas.

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente este 5 de junio, la fecha
más relevante en el calendario oficial de la ONU para fomentar la acción
climática, nos invita a reflexionar sobre la relación insostenible que
estamos llevando con la Tierra y las amenazas que se ciernen para las
actuales y futuras generaciones. En 2020 el tema es la biodiversidad, que
justamente tiene una estrecha relación con todos los aspectos de la salud
humana.

Si bien, hoy los gobiernos están preocupados de frenar los contagios y
salvar vidas humanas, no hay que perder de vista que la recuperación
económica no puede construirse con prácticas poco sustentables, ya que
podría  poner en riesgo el progreso del 80% de las metas de los Objetivos
de Desarrollo Sostenible relacionados con pobreza, hambre, salud, consumo y
producción sostenibles, agua, ciudades, clima, océanos y tierra.

El confinamiento de millones de personas en el mundo le dio un “respiro” al
planeta, pero esto es solo un gesto y no un aporte concreto para frenar el
calentamiento global. Para que la contaminación no vuelva a los niveles
anteriores a la pandemia, se requiere estimular con fuerza un cambio de
paradigma en nuestras economías, donde la descarbonización y la transición
hacia energías renovables y limpias -para llegar a la carbono neutralidad
al 2050-, así como la economía circular, tengan un lugar protagónico, que
permita construir un sistema que nos proteja de más daños.

Como ciudadanos podemos hacer frente al cambio climático, convirtiéndonos
en agentes activos del desarrollo sostenible. Con pequeños gestos, tales
como: reciclar en casa; utilizar conscientemente la energía eléctrica;
reutilizar ropa y libros; evitar el uso de plásticos; intentar comprar solo
lo esencial, y lo más relevante, inculcar a las nuevas generaciones valores
en esta nueva conciencia ambiental, podemos ser un gran aporte, ya que toda
acción suma por un planeta más sustentable después de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: