¿Cuánto tiene de genético la ganancia de peso?

Dra. Florencia Tevy

Genetista, CEO GEDIS Biotech

Miembro de la Red de Investigadoras Chilenas

 

 

Llega el calor y empiezan las dietas y las corridas a los gimnasios. Pero lo cierto es que el índice de biomasa corporal,  que es la proporción entre el peso y la estura de una persona y la ganancia de peso de un individuo ya no son una cuestión estética para el verano solamente, son cuestiones de salud que afectan tanto a mujeres como a hombres. El sobrepeso altera el bienestar del individuo y le impide realizar algunas tareas cotidianas pero además aumenta su predisposición a enfermedades como la hipertensión, la resistencia a la insulina o la diabetes tipo 2. Además, la obesidad que uno pueda sufrir entre los 25 y 55 años tendría consecuencias a futuro,aumentando la velocidad del deterioro cognitivo que ocurre durante la vejez. Por otro lado, sabemos que no hay personas con sobrepeso niobesas dentro de las poblaciones longevas que viven en salud, libre de enfermedades, hasta los 80 años inclusive. Todo esto sugiere que el sobrepeso y la obesidad aumentan la aparición de enfermedades asociadas al envejecimiento y aceleran el proceso de mismo de envejecimiento.

¿Cuánto tiene de genético la ganancia de peso? Conocemos mucho del ambiente, por ejemplo, sabemos que una dieta alta en calorías, los alimentos procesados, y el sedentarismo, han desencadenado una verdadera epidemia de obesidad. Pero existe mucha variabilidad en el peso de un individuo a otro dentro de una misma población y expuestos al mismo ambiente. Algunas personas pueden comer más y mantenerse delgadas, lo que ha llevado también, a la discriminación de las personas obesas que a veces son tildadas de vagas o que no tienen voluntad para bajar de peso. Recientemente, en Inglaterra se publicó un estudio genético de 14000 personas entre las cuales había 2000 personas delgadas pero saludables y alrededor de un mismo número de personas obesas. La investigación encontró que existe un gran número de genes asociados a la ganancia de peso, otros asociados a la obesidad severa y otros a la delgadez saludable. Además vieron que todos estos genes venían en diferentes formas, complejizando aún más la situación. Las diferentes variantes que tienen estos genes asociados al peso las heredamos de nuestra madre y nuestro padre. A partir de las variantes de cada gen asociado a la ganancia de peso calcularon una puntuación genética que indica el riesgo de ganar peso. Esta puntuación resultó ser mucho mayor para personas obesas que para personas delgadas. En otras palabras, existe un factor genético que predispone a la ganancia de peso.

Pero además de poder heredar las variantes de los genes que nos predisponen a la ganancia de peso, también podemos heredar el estado de prendido o apagado que tienen esos genes al momento de la fecundación. Esto se llama herencia transgeneracional,y predispone a los hijos a la ganancia de peso. Hace algunos año se realizó un experimento en que se tomaron muestras de semen de hombres obesos y se vio que los genes que predisponen a la obesidad estaban todos prendidos. Después hicieron una cirugía bariátrica a estos mismos hombres y tomaron una muestra de semen nueva. Sorprendentemente, vieron que el estado de los genes que predisponen a la obesidad estaban apagados. Esta es una de las primeras evidencias de que el estatus metabólico del padre es muy importante para los hijos y que tanto la mamá como el papá deben cuidar su estado de salud y su peso al momento de la concepción.

Todo esto indica que la cuestión del peso y las dietas no es tan sencilla, y no se puede juzgar moralmente a una persona por su peso, porque podría ser una consecuencia genética o inclusive de los hábitos de sus padres, más que de un comportamiento individual. Muy por el contrario, para los pacientes que acuden a un centro de salud por sobrepeso, debería considerarse un análisis genético, además de la encuesta que reporta el ambiente y los hábitos de esta persona. De esta forma se podrán diseñar dietas personalizadas y acordes de la carga genética de ese paciente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: