El suelo como reservorio de CO2, mitigando el cambio climático

Paula Urbina Tobar

Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.

Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

El suelo es un recurso esencial en la tierra, mantiene diversos ecosistemas (¼ de la biodiversidad total del planeta) y es de lenta renovación, aproximadamente un centímetro de suelo demora cientos a miles de años en formarse. Para la producción de diversos productos o servicios es necesario la explotación de diversos ecosistemas y uno de ellos es el suelo, este recurso es sumamente valioso no sólo porque alberga a diversos organismos, sino que también contribuye en los ciclos biogeoquímicos y uno de ellos es el ciclo del carbono.

 

El CO2 es un gas que pese a que no se encuentran en altas concentraciones en la atmósfera, tiene gran incidencia en el calentamiento global y el suelo es capaz de capturar la mayoría del carbono orgánico producido a nivel mundial, por lo que puede ayudar a disminuir las concentraciones de CO2 que se encuentran hoy en día en el aire. Pero para que el suelo pueda almacenar carbono de manera eficiente es necesario implementar diversas estrategias de conservación y manejo de suelos.

 

Tanto la agricultura como la minería desarrollan sus procesos utilizando los diversos recursos naturales y por lo tanto generan un efecto en ellos, la erosión es uno de los efectos que estas áreas de producción tienen en común. Por un lado la agricultura genera erosión por medio del arado y movimiento de suelos y por otro lado la minería de cielo abierto también genera un alto grado de erosión. Según diversos estudios estima que actualmente el 33% del suelo está altamente degradado por la erosión, salinización, degradación y la contaminación química.

 

El hecho de erosionar el suelo, un recurso tan frágil, provoca que el CO2  que se ha almacenado durante muchos años sea liberado a la atmósfera, aumentando la concentración de los gases de efecto invernadero y por ende favoreciendo el calentamiento global. Por lo mencionado anteriormente es necesario tomar conciencia de los procesos productivos y cómo ellos afectan el medio ambiente.

 

Aparte de tomar conciencia es importante realizar más investigaciones y proyectos, con el fin de disminuir la erosión de los suelos que involucra la producción y de esa manera ayudar a  mitigar el cambio climático o al menos no contribuir con este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: