Mujeres en STEM: Motor en la Economía del Conocimiento

 

 

Todos los días encontramos desafíos y oportunidades en torno a los avances de la ciencia y tecnología a nivel global. Sin duda uno de los principales desafíos es avanzar en la equidad de género y empoderamiento de mujeres y niñas en la ciencia y otros ámbitos para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) al 2030, con el fin de mejorar la calidad de vida de la población a nivel global.Por otro lado, en este desafío encontramos una oportunidad, la cual tiene relación con que las mujeres que realizan Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM, sigla en inglés) se conviertan en motor para le Economía del Conocimiento.

¿Qué es la economía del conocimiento?

Actualmente no existe un consenso sobre la definición precisa de una economía basada en el conocimiento, pero la mayoría de las definiciones coinciden con la propuesta del Banco Mundial (2001) que señala: En la nueva economía el conocimiento es creado, adquirido, transmitido y utilizado con mayor efectividad por los individuos, las organizaciones y las comunidades para promover el desarrollo económico y social. Esta economía representa una agregación de valor a la información, es decir, cambiamos bienes de producción por ideas.

Es sin duda en esta economía donde las mujeres que trabajan en STEM, tienen una oportunidad de acción, ante la creciente demanda de nuevas tecnologías y conocimiento por parte de la industria de forma transversal a todos los rubros productivos del país. Es en la economía del conocimiento donde podemos avanzar en el empoderamiento económico de la mujer, a través de la innovación, competitividad y el desarrollo de capital humano avanzado. Es en este escenario que las mujeres, pero principalmente las niñas y adolescentes tienen en la educación y la ciencia el pasaporte a los desafíos del futuro.

En la actualidad, la región de América Latina y el Caribe tiene un 45% de mujeres investigadoras, mientras que Chile se encuentra por debajo con un 33% de representación de investigadoras.En la mayoría de los países las mujeres se concentran en ciencias sociales y humanidades (32 – 34% Chile), mientras que permanecen subrepresentadas en carreras de ingeniería y tecnológica (19%, Chile). Por tanto, una oportunidad país es incentivar a más niñas a estudiar carreras relacionadas a las STEM.

 

Marcela Ruiz A.

Directora Ejecutiva Seminarios STEM

Bióloga Marina Mg Gestión Estratégica y Evaluación de Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: