NICOLE VERDUGO Ejemplo de éxito, lucha y perseverancia

Nicole Verdugo, Jefa del Departamento de Género de la Dirección Económica de la Cancillería y, al mismo tiempo, madre de tres hijos, reconoce no ser “una súper mujer” y llegar donde está, le ha significado sacrificios y perseverancia. Sin embargo, con su trabajo y experiencia, demuestra que aún cuando el camino no sea sencillo, todo es posible. Desde su cargo en la DIRECON, trabaja día a día por un cambio de perspectiva en la sociedad.

 

Nicole Verdugo, Jefa del Departamento de Género de la Dirección Económica de la Cancillería y, al mismo tiempo, madre de tres hijos, reconoce no ser “una súper mujer” y llegar donde está, le ha significado sacrificios y perseverancia. Sin embargo, con su trabajo y experiencia, demuestra que aún cuando el camino no sea sencillo, todo es posible. Desde su cargo en la DIRECON, trabaja día a día por un cambio de perspectiva en la sociedad.

La Licenciada en Letras, con mención en Filología clásica en Lengua francesa de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Nicole Verdugo, lidera actualmente los equipos negociadores en materias de género en los acuerdos de Libre Comercio bilaterales y multilaterales de Chile. Particularmente, ha liderado el proceso de negociación en materias de género con Uruguay, Canadá, Argentina, y con los países observadores en Alianza del Pacifico y UE.

Desde el 2016, ha sido la coordinadora del Grupo Técnico de Género (GTG) de la Alianza del Pacifico, llevando a cabo el cumplimiento de los mandatos de los líderes de los cuatro países en materias de género al interior del bloque de integración.

En los últimos años, se ha desempeñado como punto focal del Grupo de género de APEC, y ha llevado la coordinación con el sector público y privado para los objetivos en materia de género y comercio de las 21 economías de APEC desde Chile.

Pese a que se ha buscado equilibrar cada vez más la igualdad de género, para algunos puestos dentro de la sociedad aún pareciera que las mujeres presentan cierta desventaja. Considerando esto, y con su amplia experiencia en el trabajo de empoderamiento de mujeres

¿Qué cree que le hace falta a la mujer chilena para animarse a romper estereotipos culturales y sobresalir profesionalmente?

Las mujeres chilenas estamos en un momento de inflexión en relación con los cambios que se están dando a nivel mundial. Cada día estamos más empoderadas, pero falta pensar en futuro, en grande, en que sí podemos romper con los estereotipos, convencernos que somos capaces. Por otro lado, faltan los espacios para que las mujeres se puedan desarrollar en plenitud.

El camino para poder sobresalir de las mujeres es mucho más empinado que para los hombres, la brecha salarial en Chile, entre hombres y mujeres, es de 31,7 %. Necesitamos que las mujeres se empoderen y hagan ver sus talentos y habilidades para ser consideradas. Necesitamos amplificarnos, resaltar a las mujeres exitosas que existen en nuestro país y desatacar sus éxitos, porque eso logrará mostrar más modelos a seguir y que las empresas vean la oportunidad que  existe en sumar a más mujeres en sus lugares de trabajo… Pero, se puede, y estamos trabajando en ello.

 

Usted además ha trabajado en la incorporación de las mujeres en el mundo de los negocios ¿Cuáles son las principales barreras que deben enfrentar las mujeres que quieren emprender?

Yo definiría principalmente en 3 las barreras que tienen las mujeres al querer entrar en el mundo del emprendimiento.

En primer lugar, están los estereotipos, las mujeres tenemos que lidiar con la carga de características atribuidas a Hombres y Mujeres históricamente, que constituyen barreras para el desempeño de ciertos trabajos o actividades, de acuerdo con el sexo al cual pertenecemos.  Cuando se habla de emprendimiento se asume que debe ser una persona: creativa, innovadora, ambiciosa, segura de sí misma, con capacidad de liderazgo, optimista, competitiva, activa, decidida, firme, con temperamento, dispuesta a asumir riesgos, características que son asociadas generalmente a los hombres. En cambio, cuando hablamos de una persona amable, atenta, humilde, sensible, leal, tímida, discreta, flexible, las asociamos a características de las mujeres, y que no siempre son cualidades asociadas a los emprendedores.

En segundo lugar, tenemos las barreras de los tiempos; las mujeres tenemos muchos roles que desarrollamos paralelamente, las mujeres además de ser trabajadoras tenemos roles asociados al cuidado y a las labores domésticas. Muchas veces para cumplir estos diversos roles, es necesario sacrificar el tiempo que le dedicamos a los emprendimientos. Es necesario, saber administrar el tiempo, saber comunicarse efectivamente, y lograr organizarse para poder cumplir con lo que requiere un negocio o emprendimiento.

Otra de las barreras es los motivos y las expectativas que las emprendedoras tienen de sus emprendimientos. Muchas veces las mujeres ingresan al mundo del emprendimiento como forma de auto empleo, es decir como para poder generar un ingreso extra al hogar.  La idea de tener un emprendimiento para financiar algunas necesidades de la casa, de las propias mujeres o de la familia es parte de las motivaciones de las mujeres al minuto de emprender.   No existe la visión de querer ser empresarias, de creación de un modelo de negocio o de un emprendimiento a nivel escalable.  Es necesario pensar en grande, en formalizar los emprendimientos, en reconocer en ellos una oportunidad de crecimiento y desarrollo económico.

Las mujeres deben buscar financiamiento y prepararse en el mundo de los negocios, buscando capacitarse para ser exitosas.

 

¿Cuáles son los beneficios, o los aspectos laborales más importantes que debe ofrecer una empresa para captar y desarrollar el talento femenino?

Las empresas deben ver el ingreso de las mujeres como una oportunidad de incluir en sus espacios de trabajo a nuevos talentos. Es necesario que además de los beneficios y compensaciones, existan oportunidades de desarrollo de carreras y posibilidades de promociones que estén de acuerdo con los logros laborales de las mujeres colaboradoras de las empresas.  Es necesario que las empresas entiendan las expectativas de sus colaboradores hombres y mujeres. Hoy, cuando los talentos más jóvenes no sólo están motivados por los sueldos y los beneficios, es necesario que las empresas entreguen otras variables como las que están asociadas a los ambientes de trabajo, a los reconocimientos, y las oportunidades de crecimiento para las mujeres en las empresas. Un tema que siempre es muy valorado, es la conciliación laboral y familiar de las mujeres, es decir, la flexibilidad horaria de las trabajadoras que son madres.

 

Dejando de lado lo profesional ¿Cómo se describiría Nicole Verdugo: la mujer?

Me describo como una mujer perseverante y que le gustan los desafíos que pone la vida. Ser mujer profesional en estos tiempos es una tarea no fácil, ya que existen muchas exigencias que tiene que ver con los roles y estereotipos que tenemos asumidos las mujeres.  Soy madres de tres hijos y, junto con ello, tengo varias tareas más como hija, pareja y amiga, las cuales trato de sobrellevar en paralelo con la vida laboral.   Como señalé hace algún tiempo no soy la super mujer, pero busco cada día ser mejor persona, orientando mi trabajo y mi vida personal en lo que me gusta, y en lo que ha sido mi desafío de vida en relación con empoderar a más mujeres que busquen y logren sus sueños.

 

Y profesionalmente ¿Cómo ha logrado usted llegar al puesto que hoy ocupa, y destacar en lo que hace?

Estar donde quieres estar es la clave. Soy licenciada en letras de la Universidad Católica, y tengo varios diplomados y especialidades en el mundo del retail y de los emprendimientos, y algunos en género. Pero, más que los estudios, creo que la clave es que estoy donde quiero estar. Soy proactiva, y siempre estoy buscando maximizar el tiempo, busco lograr nuevos objetivos para lograr la meta que está al final.

He estado involucrada en el mundo de los negocios y las mujeres desde hace muchos años, en el sector privado. Pero, cuando estuvo la oportunidad de entrar al sector público, lo vi como un desafío para aportar con mi conocimiento y experiencia.  Trato de aprender todos los días, y esto requiere ser muy perseverante. Mi motivación es ser cada día mejor, y nunca olvidar a los equipos colaborativos que ayudan a tener mejores resultados.

 

Entonces ¿cuál es el costo personal más alto que ha tenido que pagar para llegar dónde está?

El principal costo es el tiempo. Tengo poco tiempo para juntarme con las amigas, para compartir en familia y para salir de compras. Pero, siempre se puede lograr un buen equilibrio. Lo fundamental es tener una buena agenda, y buscar delegar algunas tareas que no siempre son necesarias para que tú puedas cumplirlas.  En el caso de la familia, siempre es fundamental tener una red de apoyo: la familia, o las amigas, siempre son bienvenidas en muchas ocasiones.

 

¿Cuáles son las claves para ser una mujer de éxito?

La clave está en amar lo que haces, y trabajar por seguir tus sueños. Saber que todo está en tus manos y sólo necesitas salir a buscarlo. Es decretar y trabajar en tus sueños.

Algunas claves están en saber lo que quieres, planear y seguir el camino, resiliencia y siempre ser tu misma.

 

¿Cuál es la lección más valiosa que ha aprendido en el mundo de los negocios?

Nada es regalado, todo es producto del esfuerzo.  Es necesario el sacrificio y la perseverancia. Además, siempre habrá dificultades, y a veces caerás, pero es importante que entiendas que cada error es un aprendizaje.   Otra lección es no estar sola, la asociatividad es la clave para las mujeres, debemos hacer redes y trabajar colaborativamente, ya que la experiencia de otras ayudará a que los errores sean cada día menos.

 

¿Qué testimonio le gustaría compartir con las lectoras de G&M Gestión Minera, o qué mensaje les quisiera transmitir?

Quiero compartir con las lectoras de Gestión Minera una visión de negocio, que también sirve para la vida. Cuando tienes un sueño, eso será la clave para que cada sacrificio sea parte del valor de tu éxito. No dejes que nadie destruya tus sueños, pero busca ayuda y asesórate para que ese sueño no se transforme en una pesadilla.  Debemos enamorarnos de una meta, pero los caminos pueden ser muchos y lo importante es elegir el mejor, el que tenga menos riesgos, pero que deje más enseñanzas.

Comparte lo que has aprendido, porque cuando somos generosas, siempre la vida se encarga de entregarte más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: