DOMINIQUE VIERA “Quiero creer que Chile está preparado”

Para la Ingeniero Comercial  y Magister en Finanzas de la Universidad Adolfo Ibáñez, Dominique Viera, el empoderamiento femenino no debe ser motivo de aprensión, es por eso que en la actualidad participa en distintas asociaciones para fomentar la incorporación de la mujer a la vida laboral.

En esta entrevista la Bussines & Clienting Manager de METAPROJECT nos da su  visión  sobre la mujer de éxito.

Ocupar un puesto de importancia pareciera aún ser más difícil para el sexo femenino, que para el masculino. Sin embargo, ver mujeres en las gerencias de importantes compañías da, probablemente, una señal de que se va por buen camino.

 

¿Consideras que hoy el mundo empresarial en Chile está preparado para tener más mujeres líderes?

Quiero creer que Chile está preparado, aunque día a día veo que es necesario el encontrar apoyo, que puede ser vía legislación, cultural y, por qué no, el apoyo masculino.

Existe mucho resquemor, al menos en la industria minera, por todo este movimiento que se ha generado en los últimos años donde las mujeres hemos pedido más oportunidades, y nos hemos hecho un lugar. Muchos temen que nos tomemos sus oportunidades, muchos temen que lleguen leyes de cuota, o simplemente que los saquemos de la industria. Muy lejos de ser así.

Las empresas crecen cuando existen muchos puntos de vista y creo que la incorporación de mujeres en puesto de liderazgo ha permitido el avance de muchas compañías. Espero el día que ya no hablemos de mujeres u hombres, sino de seres humanos, de personas. La realidad es que se ha avanzado bastante, pero aún falta mucho camino por recorrer.

Todos los días veo que no es fácil abrirse camino cuando se buscan ciertos cargos, al menos en la minería. La vara con la que se mide a las mujeres no es la misma cuando es un colega. Existe un perfil, pero hoy la mujer debe estar más preparada para el mismo cargo que un hombre, y aunque siempre se niega esta realidad en las empresas, ocurre mucho.

Muchas veces he escuchado que no se encuentran mujeres preparadas (siempre hablando de la industria minera), por lo que finalmente las ternas se llenan sin mujeres y, la verdad, es que sí hay. Hay varias, y ojalá haya instancias para que existan más mujeres preparadas.

Por ejemplo, en mi empresa he buscado cargos para liderar equipos en terreno, y lo cierto es que el 99% de las postulaciones son hombres. Por ello, hay que preguntarse ¿por qué las mujeres no están postulando a estos puestos? y creo que va en la naturaleza del cargo. Por nombrar algunas cosas:

 

  1. Sistemas de turno que te obligan a estar varios días fuera del hogar.
  1. Turnos en ciudades que no son la del domicilio.
  1. Muchas veces para trabajar en minería el perfil de cargo indica específicamente que requiere experiencia en minería, y esto da para preguntarse al menos en el tema de líderes femeninos cómo podremos incorporar mujeres desde el comienzo.

Ojalá al menos en el rubro minero podamos aprender de otros como la industria TI, o bancario, por nombrar algunas, donde el tema ya está bastante resuelto. Donde los mismos sistemas han permitido, por ejemplo, jornadas donde se trabaja desde la casa (modalidad “Home Office”) u modalidades más flexibles en la ciudad.

Se requiere de una sociedad que permita que las mujeres podamos desenvolvernos de igual a igual siendo diferentes (porque lo somos). Para ello hay que pensar en un sistema que nos permita dejar nuestros hijos en buenas manos, en tener parejas presentes que, al igual que muchas veces lo hacemos nosotras, no teman cuidar de los niños cuando estamos trabajando. Si no hay hijos, tener parejas que comprendan que al igual que cuando un hombre al estar en puesto de liderazgo, las mujeres debemos dedicar tiempo y esfuerzo para labrar una carrera que nos permita acceder a ello, y por sobre todo requerimos de oportunidades.

Si queremos que nuestras niñas en el futuro estudien y aspiren a ser líderes, debemos mostrarles que es posible, que su esfuerzo tendrá frutos y no sientan que deben demostrar el doble para lograr un lugar que muchas veces incluso es pagado con diferencias por ser mujeres.

Hoy debemos permitir el que más mujeres puedan optar a estos puestos pues la mejor enseñanza es el ejemplo. Y, con ello, será el país quién gane, así como todas nuestras empresas, para que llegue el día que no importe “si uses falda o pantalón”.

 

¿Qué pasos se deben seguir, o consideraciones se deben tener, para llegar a ser una mujer de éxito?

Creo que hoy hay muchos estereotipos de mujeres, y creo que cada una debe sólo ser fiel a su propio estilo. A veces a las mujeres nos tildan de la linda – tonta, la inteligente y  fea, la alta, la flaca; opinan que cómo viajas tanto y dejas solo al marido, o a los niños, que para liderar debes ser muchas veces más dura que un hombre, y de tantas otras cosas; pero al final del día eso no importa, uno debe encontrar su estilo, y preocuparse más del objetivo a lograr junto a tu equipo, más que al qué dirán.

Desde niña estamos muy expuestas, mucho más que los varones. Y nos importa mucho la opinión familiar o del círculo cercano. Nos enseñan a cuidarnos, a ser damas, etc. Si esto te acomoda, bien; pero para lograr un puesto de liderazgo uno debe conocerse y quererse.

Creo que hoy, hay espacio para que nos desarrollemos siendo quienes somos. Algunas más extrovertidas, otras menos; algunas más organizadas, otras menos y en fin. Conociéndonos podremos saber dónde podemos ser mejor aporte al país, y dónde podemos ocupar mejor nuestras capacidades. No todas deben ser ingenieras, abogadas o médicos, hay muchas industrias y he tenido la oportunidad de conocer grandes líderes que viene por ejemplo de la industria bancaria, de gobierno, música, de los medios, mineras (por supuesto), TI, textil, y tantas otras.

Es muy importante que lo sepamos: ¡siempre se puede siendo uno misma!, teniendo un objetivo claro y, por supuesto, con perseverancia, porque sin esfuerzo es casi imposible llegar a un cargo de liderazgo.

 

Más allá de lo profesional ¿Quién es Dominique Viera?

¡Jajaja!, que difícil pregunta… Dominique es una mujer nacida y criada entre ingenieros, de una madre reconocida en la industria TI y de padre minero.

Desde niña siempre tuve más afinidad a lo artístico, pero la vida me llevó a estar aquí, dirigiendo una importante empresa proveedora para la minería; pero que no me impide tocar piano en mi tiempo libre, y ojalá inculcar el amor por la música a mis hijos.

Viví en Finlandia algunos años, lo que me hizo conocer una cultura muy ordenada, donde daba la sensación que todo estaba hecho, pero a la vez, con una mente muy abierta a crear en temas tecnológicos por sobre todo. Y eso me hizo querer aún más mi país, donde nos creemos fomes y desunidos pero no es así. Basta con que haya una catástrofe y vemos como todos nos unimos. Y vemos la felicidad en las calles cuando hay partido y reunirnos en familia.

Hoy participo en distintas asociaciones para fomentar la incorporación de la mujer a la vida laboral. Y esto me apasiona porque el empoderamiento femenino no debe ser motivo de aprensión para nadie, somos las mismas mujeres que somos madres, parejas, amigas o hijas quienes estamos pidiendo nos permitan desarrollar nuestro potencial sin tener mayores barreras que los hombres.

Me duele ver que hay niñas y mujeres que no tienen derecho a elegir, y que muchas veces tengan que soportar abusos porque no tienen modo de salir de su realidad. Hoy espero poder ayudarlas y que quienes deseen trabajar en la casa (porque es un tremendo trabajo ser dueña de casa) lo hagan porque lo eligen. Ese es mi sueño y espero mi hija tenga mejores oportunidades que yo, claro que siempre con esfuerzo y disciplina.

 

¿Cuál consideras es el factor de mayor valor que te ha puesto en el lugar que hoy ocupas?

¿Sólo uno?… Eso es difícil, pues creo que fue un conjunto de factores que me hacen ser la persona que soy. Por nombrar Dos; la perseverancia y el amor propio.

Desde niña supe que quería liderar una empresa y ya en la universidad, aún estudiando, busqué trabajar de manera de ir adquiriendo experiencia. Es así como aún estudiando pude trabajar para el Gobierno de Corea del Sur, IBM, LaroxCorporation (Finalndia), y finalmente Microsoft terminando mi carrera.

Pensaba que si hacía lo que hacen todos, sería más difícil, pues si eres commodity es difícil demostrar que eres diferente, y que eres buena (¡¿no dije que el amor propio era importante?!). Debía tener un elemento diferenciador, que para mí era mi esfuerzo.  Y fue duro. Estaba en IBM y el día que me casé corrí desde el trabajo a mi matrimonio, al que llegué bien tarde, todo esto mientras estudiaba para mis exámenes finales en la universidad.

 

¿Cómo te preparaste para interactuar en un mundo predominantemente de hombres?

Con coraje, mucho coraje… Me asustaba al principio porque no fue fácil, y el trato era bastante despectivo. Me trataban de “cabrita”, me ignoraban en reuniones (mi opinión tenía poco peso para ellos), peor porque me encontraban cara de niñita. Me hacían saber que para tomar decisiones se necesitaba más experiencia y eso que muchas veces conversaba con colegas con menos experiencia que yo.

Al principio mucho susto por esto mismo, veía como entre hombres existe siempre buena camaradería, y se ayudan bastante, y me sentía fuera de ese círculo.

Por lo mismo, no hay que amilanarse, hay que seguir hablando aunque te ignoren, o directamente preguntar por qué no se me permite hablar, y con mucho coraje continuar. Estaba convencida que era buena para este trabajo, y se los demostré trabajando.

 

¿Qué es lo que más te costó en un comienzo, y qué es lo más difícil en el día a día?

Me costó ganarme su respeto… Me veían mujer, me veían niña y pensaban que no tenía experiencia. Con el tiempo, y generando los cambios necesarios, pude demostrar que hay otras formas de hacer las cosas.

Si bien la industria minera tiene formas muy concretas de hacer las cosas, pude en conjunto con mi equipo, generar plataformas de control de manera digital, y muchos otros cambios que trajo mejora en los proyectos. Siempre preocupada, proponiendo distintas formas de hacer las cosas y logrando el objetivo, finalmente creo me gané su respeto.

Ojo que no sólo con el cliente. Mi propia gente hoy me respeta, y yo muero por mis equipos de trabajo. Todo lo que soy, y lo que somos como empresa, se lo debemos a ellos, por eso trato de conocerlos, conversar con ellos y mantenerlos en los distintos proyectos.

Pero siempre que parte un nuevo proyecto y llega nueva gente, es volver a trabajar para ganar la confianza, porque no es fácil en minería ser mujer, y peor si te ves joven. Por suerte creo ya estoy más acostumbrada, y sé lo que tengo que hacer, por lo que hoy este tiempo es menor.

 

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido en el desempeño de tu trabajo como gerente en una empresa como Metaproject?

Sinceramente he aprendido que todo es posible. Sí, todo.

Si le contara a la Dominique de hace 10 años atrás, que hoy estaría haciendo lo que hago, creo la pondría muy feliz, pues hubo momentos difíciles en los que probablemente creyó que no lo lograría.

Metaproject me permitió usar mi experiencia en el rubro TI, los contactos de Corea, de la universidad, o de otros lugares, y con ello hemos logrado cambios en la forma de hacer proyectos en conjunto con nuestros clientes.

Una vez, presentando una plataforma de control de proyectos digital un cliente me preguntó “¿Por qué tu competencia no hace esto? ¿Por qué no se han dado cuenta si llevo años pidiendo esto?”, yo le contesté: “menos mal, sino, no estaría aquí”, jajaja.

El punto es que hay muchas formas de hacer las cosas, y cuando el grupo es más diverso uno puede recoger mejores ideas que cuando son todos iguales. A mí me da alergia cuando escucho “es que aquí siempre hemos hecho así las cosas” y no están abiertos a los cambios.

Agradezco a mi empresa todos los días la apertura a la innovación que ha permitido realizar estos desarrollos. Y el permitirme escuchar a quienes trabajan conmigo y en conjunto sacar adelante estas iniciativas.

 

¿Qué consejos les darías a las mujeres que buscan entrar a un rubro tradicionalmente masculino, o que están recién comenzando en uno?

Les diría que pase lo que pase, aunque las critiquen (porque somos muy criticadas). ¡Sigan adelante con mucho coraje!

Sean ustedes mismas y usen las herramientas que ustedes tengan según sus capacidades. Escuchen los consejos y agradézcanlos humildemente, pero de ellos sólo recojan lo que les sirve y les aporta como seres humanos.

 

Bienvenidas a minería, el nivel de rentas es muy bueno (comparando con el resto de la realidad nacional) y el desafío es dinámico. Somos el sustento de nuestro país por eso ojalá lleguen muchas y hagamos de nuestro Chile una potencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: