Automatización y robótica en minería: por la salud de las personas

Adrián García, Director Business Development Scott Technology

 

En los últimos años, el desarrollo de la tecnología y su incursión en todas las industrias hace que a menudo nos preguntemos hasta dónde llegará, y cuáles son los beneficios que podemos obtener de ella. La minería no es una excepción. Al contrario, es uno de los sectores que, por su importancia para Chile y por su dureza y riesgo, podría ganar más con los últimos avances tecnológicos.

Según el informe de PwC “MINE 2017”, las compañías mineras que realmente entiendan la tecnología y sepan aprovecharla estratégicamente, serán las más beneficiadas. Y la minería chilena está en el camino correcto.

La automatización y la robotización nos permiten mejorar los sistemas manuales del proceso minero, haciéndolos más seguros, eficientes y sin costos para la salud humana. Pero también permiten al trabajador mayor libertad para dedicarse a otras tareas menos tediosas. Y es que, a diferencia de lo que se cree, a medida que tengamos mayor automatización, necesitaremos más personal que revise los procesos, entienda cómo se hacen y tome decisiones, algo que la robótica no puede hacer por sí sola.

En la parte de análisis de muestras en laboratorios, por ejemplo, el uso de químicos es una peligrosa labor y requiere de una exactitud milimétrica. Se manejan cargas pesadas, las tareas son repetitivas, difíciles y riesgosas, muchas veces en ambientes adversos como alturas por encima de los 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Además, las empresas quieren resultados inmediatos, y es gracias a la robótica que las muestras que salen de terreno pueden ser analizadas in situ, ajustando los procesos de la planta al momento, para llegar a un resultado más rápido y a una mejor producción.

Países como Estados Unidos o Canadá, con empresas como Newmont o Barrick Gold, llevan más de una década implementando tecnología para automatizar sus procesos, siendo pioneros en introducir la parte robotizada en sus sistemas. Esto les ha permitido tener un excelente manejo de sus laboratorios, con una productividad mucho mayor en comparación con aquellas mineras que desarrollan sus procesos de forma manual.

Por su parte, Nueva Zelandia, país pequeño y aislado pero muy innovador, siempre ha estado desarrollando sistemas que ayuden en procesos mineros e industriales, hasta lograr convertirse en líderes en exportación de tecnología.

En Chile vemos cómo va creciendo el interés y comienzan a mejorar los sistemas para operar de forma automatizada en faenas del país. Como líderes históricos en minería, es importante que las empresas de este país tengan sistemas aprobados que puedan ayudar en el manejo de los resultados de las muestras que entran en los laboratorios. Es la robótica la que logra que las cosas se hagan de forma ordenada y repetitiva, con un error siempre menor y resultados rápidos, alineados y de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: