Volkswagen apuesta por competir con los autos eléctricos y con los de motor tradicional

Una de las innovaciones que la mayoría de fabricantes de automóviles tiene, es optar por la fabricación de autos eléctricos e híbridos, con el fin de reducir la contaminación y ser más amigable con el planeta.

Cabe mencionar que el uso del automóvil, causa que exista un mayor impacto negativo en el planeta debido a la emisión de contaminantes.

Sin embargo, para solucionar esto, Volkswagen está apostando por los autos eléctricos y el de los motores tradicionales.

Volkswagen adaptará plantas para fabricar eléctricos

De acuerdo con el presidente del fabricante, Matthias Müller, “estamos construyendo nuevas estructuras, pero sin dañar las que ya tenemos”.

Además, el presidente dijo también que se modificarán 16 plantas de las 120 que tiene en todo el mundo, esto con el fin de producir autos eléctricos. Sin embargo, el plan es que para dentro de siete años se lancen 80 modelos entre híbridos y solo eléctricos.

Se modificarán 16 plantas de las 120 que tiene en todo el mundo, esto con el fin de producir autos eléctricos: Matthias Müller, presidente de Volkswagen.

La empresa necesitará invertir alrededor de seis mil 600 millones este año y 34 mil millones hasta 2022. Ocho años más tarde la compañía quiere tener electrificado toda su oferta.

Según el presidente de Volkwagen, “estaremos donde esté la demanda. Si la demanda cambia, nos lo plantearemos”.

Por otro lado, Mathias Müller comentó que seguirá la inversión en los vehículos y motores convencionales. Además, anunció que el grupo invertirá “más de 90.000 millones en los próximos cinco años”.

Según El Economista, estos anuncios han llegado al mismo tiempo que Müller exponía el balance del grupo en 2017, cuando facturó 230.682 millones, un 6,2% más que el año anterior; logró un beneficio operativo de 17.000 millones, un 16,5% más que el año anterior. El beneficio neto, por su parte, fue de 11.638 millones.

Fueron 105.651 millones que los autos Volkwagen aportaron en ingresos, 25.000 millones más que el año anterior, y un beneficio operativo de 3.301 millones.

Esta división fue la que más facturación aportó, pero no la que más beneficios. Esta fue Audi, que logró unas ganancias de 5.058 millones, con una facturación de 60,128 millones.

Seat, la marca española del grupo, obtuvo una facturación de casi 10.000 millones y unos beneficios de 191 millones. Logró así los mejores resultados de su historia. Skoda, por su parte, ingresó 16.559 millones para ganar 1.611 millones.

Para 2022, la corporación prevé fabricar vehículos electrificados en un total de cinco centros en China (Changchun, Qingdao, Anting, Yizhen y Foshan), mientras que este tipo de fabricación la concentrará el grupo en Norteamérica en Chattanooga (Estados Unidos).

Las factorías en las que contempla fabricar vehículos electrificados en Europa son las de Zuffenhausen (Porsche), Neckarsulm e Ingolstadt (Audi), Hannover, Wolfsburg, Dresden, Wrezsenia y Zwickau (Volkswagen) y Mladá Boleslav (Skoda).

Se espera también, que en cuestión de dos años se incrementen a nueve, los centros productivos que estarán capacitados para fabricar autos eléctricos. De acuerdo con Muller, “las cosas se están moviendo realmente” […] “¡un cambio de rumbo para el superpetrolero Volkswagen, a toda velocidad hacia el futuro”.

“Estamos haciendo grandes inversiones en la movilidad del mañana, pero sin descuidar las tecnologías y los vehículos actuales que seguirán desempeñando un papel importante en las próximas décadas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: