Panorama actual de la minería y desafíos a futuro del sector

El sector minero este año ha sido impulsado gracias al alza en el precio del cobre y las nuevas expectativas que existen alrededor de la actividad de China, nuestro principal comprador. Así, entre 2016 y 2017 se elevó en un 32% la cartera de inversiones para el próximo decenio, lo que representa ingresos por US$ 65 mil millones a la industria nacional.

En el corto plazo, las expectativas sobre el precio del metal se mantienen al alza. Los principales indicadores de desempeño económico del país asiáticocontinúan sobre lo esperado, potenciando las expectativas favorables para la demanda de cobre. Además, una creciente expectativa de déficit de cobre refinado en 2017 y 2018 por 160 mil y 88 mil TM respectivamente, según proyección COCHILCO, han inducido el fuerte aumento en posiciones de compra de parte de especuladores en bolsa. Finalmente, aunque todavía no se publican los resultados del XIX Congreso del Partido Comunista Chino, se espera que éstos impulsen una mayor demanda de concentrado de cobre o refinado primario. Así, todas las suposiciones y especulaciones han hecho que la tendencia alcista del precio se esté posicionando para el próximo año, haciendo que el panorama de la minería se vea auspicioso.

Sin perjuicio de lo señalado, resulta interesante hacer un análisis de la minería en el largo plazo. Para ello, es preciso tomar distancia de la contingencia y observar la situación del cobre con una perspectiva integral, que incorpore las denominadas “megatendencias”. Este análisis nos permite anticiparnos a los desafíos y oportunidades que la minería nos ofrece a futuro, independiente del vaivén habitual del precio del cobre.

La creciente consciencia ambiental a nivel global, pero especialmente en los países desarrollados, está provocando el alza de la demanda por energías limpias y el desarrollo de nuevas tecnologías no contaminantes. Dentro de este escenario, hoy se habla con fuerza de la “electromovilidad”, tendencia que busca reemplazar el transporte en base a combustibles fósiles por un transporte propulsado por energía eléctrica, idealmente proveniente de fuentes de generación no contaminantes.

En este escenario, Chile tiene una posición privilegiada a nivel mundial. Por un lado, Chile es poseedor de las principales materias primas que se requieren para el cambio industrial que se empieza a gestar: cobre y litio. Para hacerse una idea, un vehículo común a gasolina utiliza unos 24 kilos de cobre, en cambio, un auto eléctrico, puede utilizar entre 50 y 113 kilogramos. Además, un auto eléctrico tiene al menos 45 kilos de carbonato de litio y un bus eléctrico se encuentra cerca de los 241 kilos del mismo.

Por otro lado, Chile es un país rico en fuentes de energías renovables, lo que también representa una oportunidad para la minería. La incorporación de estas energías limpias a los procesos de la minería, nos permiten pensar en la sustentabilidad de la industria, no solo desde la perspectiva del cuidado ambiental, sino también en cuanto a su proyección en el tiempo. Hoy en día es posible advertir el surgimiento de una tendencia internacional que busca regular la industria minera, en cuanto a sancionar la producción mineral que no cumpla con determinados estándares de respeto al medio ambiente. En la medida que incrementemos el uso de energía renovables en la industria, contribuiremos a la continuidad en el futuro de la industria, a la vez que favoreceremos la reducción de nuestra huella de carbono. Hoy ya tenemos avances en esta materia. Codelco, está impulsando una línea de producción de “cobre verde”, como un producto “descomoditizado” en el que la trazabilidad de su proceso de manufactura es lo relevante.

Otra megatendencia del momento es la “digitalización”. Actualmente se habla y expone en diversos seminarios y foros sobre la cuarta revolución industrial, para referirse al quiebre tecnológico que representa la digitalización, comprensiva de la robotización, el big data y el internet de las cosas. El futuro de la minería no es ajeno a esta megatendencia, y ello se ve reflejado en un desarrollo de nuevas tecnologías digitales cada vez más inteligentes e interactivas. Por un lado, el análisis de la información a través de sistemas de big data, permite optimizar el uso de los recursos, por ejemplo,en materia de mantención preventiva, hoy se está incorporando fuertemente esta tecnología de tal forma de predecir el comportamiento de los materiales y lograr un uso más eficiente de los equipos. Por otro lado, la creciente incorporación de equipos autónomos y controlados en forma remota, no solo ha permitido hacer más eficiente el trabajo, sino que también reducir los niveles de riesgo de la actividad minera, ya que estos equipos pueden ingresar a lugares peligrosos o realizar labores de riesgo sin comprometer la integridad física de los trabajadores. En fin, es claro que en el desarrollo de este tipo de tecnologías tenemos una oportunidad para desarrollar a nuestros proveedores mineros, y de esta forma avanzar hacia proveedores  que nos reporten tantos beneficios como lo hace hoy la industria extractiva del cobre.

Para avanzar debemos lograr armonizar el crecimiento, junto con el cuidado del medio ambiente y el respeto a la ciudadanía ya que es la única forma de asegurar el futuro de esta industria. Uno de los ejes fundamentales, es seguir robusteciendo a la industria de proveedores y especialmente alos generadores de nuevas tecnologías a través de políticas públicas para satisfacer los futuros requerimientos de sustentabilidad y digitalización.La innovación y la tecnología permiten quebrar los límites del progreso. Con conocimiento y de la mano de nuevas soluciones, se puede seguir construyendo minería en un futuro que presenta importantes desafíos en materia de eficiencia y sustentabilidad -por mencionar algunos aspectos- permitiendo que esta industria siga contribuyendo al crecimiento de Chile.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: