Evolución de factores que inciden en Responsabilidad Social Empresarial

Gloria Garrido G

Coordinadora Vinculación con el medio

Facultad Tecnológica

Universidad de Santiago de Chile.

La historia de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no tiene una fecha de inicio determinada, sin embargo, podemos decir que múltiples autores han investigado dando fe que nace como un ente que acredita   las  acciones  por parte de las empresas a favor de los trabajadores, entregando ciertos indicios de altruismo y beneficencia que van a dirigir el  actuar de las personas que viven en una sociedad ordenada por Leyes.

Se sustenta con el nacimiento de la ONU y posteriormente el surgimiento de los Derechos Humanos, sirviendo de base para generar una conciencia social , la Conferencia de Estocolmo en 1972, el Informe de Brundtland en 1987 o el protocolo de Kyoto en 1997, el nacimiento de grupos civiles como Amnistía Internacional, WWF, GREENPEACE o Transparencia Internacional; las Iniciativas formales empresariales como AA1000, SA8000, las Directrices de la OCDE, el Pacto Mundial, el Global Reporting Inititative o el Instituto Ethos, El Libro Verde y el Blanco, publicaciones de la ISO26000, son todos acontecimientos que han servido como bloque para levantar una construcción de un mejoramiento económico, social y  medioambiental  en RSE.

Es así, como Responsabilidad Social Empresarial, suele estar ligada a muchas aristas que acompañan sus quehaceres  en procesos productivos,  transformación de materias primas, repartición de utilidades, trabajadores, grupos de interés (Stakeholder), comportamiento ético; justifican la RSE en  acciones empresariales clasificadas en Teorías  Económicas,  Instrumentales, Innovadoras,  Político, Ética y Moral, bajo este contexto se otorgan licencias para operar, generar instancias que van a formar parte del posicionamiento estratégico que debe desarrollar una empresa al alero de la obligación moral  y que se vinculan con el  bienestar social, es aquí donde nacen    “Los diez principios del Pacto Mundial”,  sostenidos  en cuatro pilares en pro de  “Los derechos humanos”, “ Relaciones Laborales”, “ Medio Ambiente” y laLucha contra la corrupción”. Los directivos de las empresas adheridas a este acuerdo,  firman un compromiso con su cumplimiento y puesta en práctica, ya que identifica la importancia que tiene  para la autoridad llevar a cabo en su totalidad este compromiso que es observado por los integrantes de la comunidad.

De acuerdo a estos lineamientos las empresas tienen mejor capacidad de contratación y permanencia de sus empleados, mayor lealtad del consumidor, la valoración de la imagen y marca, tratamiento ético con sus empleados. Por lo tanto, RSE es un factor que garantiza la fidelización del grupo de interés.

Una vez, consolidados todos estos temas y de acuerdo a que estas instancias son  procesos de aprendizaje por los que transita una Organización,  nace la pregunta de prueba, ¿cómo evaluamos este aprendizaje? Midiendo sus resultados,  ¿por qué medir la RSE ?, la respuesta correcta sería…Para dimensionar el fenómeno y compararlo entre diversas empresas o compararlo para una misma empresa  a través del tiempo...

¿Cómo medir la RSE ?

Se puede medir en la empresa misma o en el impacto que provoca en la sociedad.

Si se mide en la misma empresa un buen indicador es el compromiso que muestra a través del sacrificio y por ende puede ser el porcentaje de sus utilidades destinado a financiar iniciativas RSE.

Así por ejemplo si una empresa tiene $ 440 millones anuales de utilidades y si de ese total destina  $ 110 millones a RSE, se tendrá un 25%. En cambio una empresa cuyas utilidades son menores, digamos  $ 100 anuales pero destina  $ 30 millones, se podrá decir que esta última tiene más Responsabilidad Social Empresarial que la primera pues aporta a ello un 30 %.

Si se mide en la sociedad interesa medir el impacto que en ella produce a través de sus proyectos y para eso  se puede recurrir a los indicadores de rentabilidad social tales como el VAN Social de todas las iniciativas RSE emprendidas.

El año 2005 surge entre otros tantos Organismos, el Ranking de Sustentabilidad Empresarial PROhumana, creada como un reconocimiento a aquellas empresas destacadas en acciones sustentables, medidas con un instrumento Integral y una Encuesta de trabajadores.

El año 2017, realizo  la 13 versión del “Ranking de Sustentabilidad Empresarial”, instancia que sugiere como tarea…  “generación de liderazgos conscientes como una nueva forma de convivencia que exige un gran acto de humildad desde todos nosotros, acompañado de un estilo relacional profundo y comprometido”[i]

Aquí toma fuerza el concepto intrínseco ausente en esta generación, un tema que se comenta y preocupa, a directivos, académicos, profesores y la Sociedad en su conjunto, es el desarrollo del “Valor Responsabilidad”, para Hans Jonas la responsabilidad es una virtud social que se configura bajo el  imperativo categórico Kantiano, ordena: “obra de tal modo que los efectos de tus acciones sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica en la tierra”, dicho imperativo se conoce “El principio de Responsabilidad”.

Responsabilidad, es  escasa  en la era del conocimiento; proviene del Latín Responsum, que es una forma de ser considerado  sujeto de una deuda u obligación, por ende asumir una responsabilidad surge como resultado de un deseo de proyectar sobre la responsabilidad de tus errores. Por lo tanto, responsable es aquel que conscientemente es la causa directa o indirecta de un hecho que, por lo tanto, es imputable por las consecuencias de esos hechos.

La responsabilidad es un valor que está en la conciencia de la persona, que le permite reflexionar, administrar, orientar y valorar, las consecuencias de sus actos, siempre en el plano moral; una vez pasa al plano ético (puesta en práctica), persisten estas cuatro ideas para establecer la magnitud de dichas acciones y afrontarlas de tal manera más prepositiva e integral, siempre en pro del mejoramiento laboral, social, cultural y natural.

El cumplimiento responsable a nuestra labor humana, sea cual fuere, se regiría por principios como:

  • Reconocer y responder a las propias inquietudes y a las de los demás.
  • Mejorar sin límites los rendimientos en el tiempo y los recursos propios del cargo que se tiene.
  • Reporte oportuno de las anomalías que se generan de manera voluntaria e involuntaria.
  • Planear en tiempo y forma las diferentes acciones que conforman una actividad general.
  • Promover principios y prácticas saludables para producir, manejar y usar las herramientas y materiales que al cargo se le confiere.
  • Asumir con prestancia las consecuencias que las omisiones, obras, expresiones, sentimientos generan en la persona, el entorno, la vida de los demás y los recursos asignados al cargo conferido.

De ahí en adelante, las empresas consolidan  RSE y sirven como marco teórico en  las Universidades. Los desafíos que significan las acciones  nos dejan varios caminos a seguir, la búsqueda de la sustentabilidad  a través de comportamientos, conductas, responsabilidad, respeto,  compromiso, y variadas instancias que ayuden a consolidarnos en una nueva sociedad.  Una vez desarrolladas todas estas propuestas y acciones, lograremos ser el número uno en el ranking  y en la medida que seamos asertivos, las futuras generaciones nos agradecerán.

 

[i]http://www.america-retail.com/chile/chile-premiacion-del-ranking-de-sustentabilidad-empresarial-prohumana-2017/#9cSCozGsKCrSjfiK.99

 

A %d blogueros les gusta esto: